Hoy

Sanidad anuncia que la residencia para familiares estará lista en «3 o 4 meses»

El espacio para la residencia se encuentra en la primera planta de uno de los nuevos edificios. :: d. palma
El espacio para la residencia se encuentra en la primera planta de uno de los nuevos edificios. :: d. palma
  • La instalación contará en el hospital con diez habitaciones dobles, cocina, sala de estar, zona de duchas y sala polivalente

La apertura de la residencia para familiares del hospital 'Virgen del Puerto', que lleva años construida pero sin ponerse en uso, puede ser una realidad en «tres o cuatro meses». Ese es el plazo que da la Consejería de Sanidad de la Junta, la cual alude a problemas con la certificación de las modificaciones del proyecto original para justificar el gran retraso acumulado. La instalación, según está previsto, constará de diez habitaciones dobles, cocina, sala de estar, zona de duchas y sala polivalente

Hasta ahora ni siquiera estaba claro que la residencia para familiares, ubicada en la primera planta de uno de los nuevos edificios del complejo, fuera a ver alguna vez la luz. El consejero de Sanidad, José María Vergeles, dijo hace poco menos de un año durante una visita a las instalaciones que la apertura de ese servicio no era una prioridad, y que los esfuerzos económicos de la Junta se iban a centrar en mejorar la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA).

La junta de personal del área de salud de Plasencia emitió la semana pasada un comunicado de prensa en el que, entre otros asuntos, denunciaba que la residencia para familiares seguía sin abrirse y que no había ninguna información al respecto. La respuesta de la Consejería de Sanidad ha sido que esta residencia «forma parte del proyecto de reforma y ampliación» del hospital, el cual ha sufrido «varias modificaciones» y ahora mismo «se encuentra en la fase de certificación de los pagos de dichos modificados». «Una vez certificados, se retomará la finalización de la residencia, y confiamos que en los próximos tres o cuatro meses pueda estar definitivamente terminada», señala el ejecutivo autonómico.

El hospital 'Virgen del Puerto' recibe pacientes de gran parte del norte extremeño y muchos de ellos no tienen familiares en Plasencia que puedan alojarles ni disponen de recursos para costearse un hotel. «Lo que se está haciendo a veces, tanto por humanidad como por higiene, es darles una toalla y dejarles que se duchen en la propia habitación del paciente», apunta Paloma Fadrique, presidenta de la junta de personal de área de salud de Plasencia, quien considera que, aunque no fuera una residencia con todas las comodidades, el hospital sí debería contar desde hace tiempo al menos con un lugar donde los acompañantes puedan asearse y descansar fuera de las habitaciones en las que se encuentran ingresados los enfermos. Asegura además que la última vez que llevaron ese asunto a una reunión con la dirección la respuesta fue que la residencia no se iba a abrir porque no había presupuesto para mantenerla ni para dotarla de personal que la atendiera.

«Ese espacio se está usando para otras cosas, como reuniones de la propia junta de personal o cursos de los MIR», apunta Fadrique, quien denuncia además que la gerencia del área de salud les «niega toda la información» que solicitan sobre la gestión y los recursos de los que se dispone. La residencia fue licitada en el año 2009 con un presupuesto de 600.000 euros. Tiene una superficie de 525 metros cuadrados.

Los propios familiares de enfermos ingresados en el hospital de Plasencia también han llevado a cabo iniciativas para conseguir la apertura de la residencia. Uno de ellos, Juan Carlos González, inició el año pasado una recogida de firmas en la plataforma Change.org que logró más de 8.000 adhesiones. Mediante esa campaña, su impulsor pretendía «dar voz al sufrimiento y la difícil situación» de los familiares que se ven obligados a pasar días en el hospital acompañando a pacientes y no disponen ni de las más básicas condiciones de comodidad y aseo durante una estancia que en muchos caso se hace enormemente incómoda, sobre todo durante el tiempo que no pueden permanecer en el interior de las habitaciones.