Hoy

El Hogar de Nazaret mejorará la accesibilidad de su residencia de mayores

Pablo Vicente muestra los daños por un temporal en 2015. :: d. palma
Pablo Vicente muestra los daños por un temporal en 2015. :: d. palma
  • El centro, que cuenta con 70 residentes, mantiene una lista de espera de cerca de 200 personas que no se reduce

Las instalaciones del centro de mayores del Hogar de Nazaret van a ser remodeladas próximamente para adaptarlas a las condiciones que exige la Ley de Accesibilidad. Así lo ha anunciado su director, Pablo Vicente, quien calcula que el coste de las obras será entre 30.000 y 50.000 euros.

El Hogar de Nazaret es una institución de carácter benéfico dependiente de Cáritas Interparroqial, en la que los residentes son seleccionados bajo criterios estrictamente sociales y sólo pagan lo que se pueden permitir. «El que sólo tiene la ayuda básica, pues la ayuda básica, y el que tiene familiares que vemos que pueden aportar algo pues intentamos que lo hagan», apuntó Pablo Vicente, quien cifró el coste mensual que cada plaza le supone a Cáritas en unos 1.100 euros.

El centro cuenta en la actualidad con 70 residentes a tiempo completo más otros 12 en el servicio de día. Son atendidos por 40 trabajadores, muchos de los cuales se seleccionan a menudo también atendiendo a criterios sociales. La lista de espera para ingresar se mantiene fija en unas 200 personas desde que el Hogar de Nazaret se trasladó a las nuevas instalaciones del barrio de La Esperanza, hace ahora 11 años.

Donación

En esta ocasión no será necesario sufragar las obras de rehabilitación mediante donaciones de particulares, como es lo habitual cada vez que el centro necesita alguna mejora, sino que, según avanzó Pablo Vicente, hay ya una institución que ha decidido hacerse cargo del coste, la cual será hecho público en breve.

No ha ocurrido así con otras reformas que se ha visto obligado a acometer el Hogar de Nazaret. Una de las últimas, y de las más costosas, fue la renovación de toda la cubierta, que se había desplazado a causa de un temporal de viento en enero de 2015, incluso con caída de tejas junto a la entrada principal de la residencia. El coste de aquella reparación superó los 30.000 euros, y para sufragarla el hogar puso en marcha una campaña de recaudación de donativos particulares.