Hoy

Plasencia acata la decisión de la Junta y renuncia a asignar policías a los centros educativos

Agentes tutores durante una charla formativa en 2012. :: andy solé
Agentes tutores durante una charla formativa en 2012. :: andy solé
  • La Policía Local enviará a los agentes que estén de turno cuando sea requerida por algún colegio o instituto

«Yo ofrezco un recurso, y si la administración con competencias no lo quiere, pues ya está». Con estas palabras el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, acató ayer finalmente la decisión de la Junta de Extremadura de poner punto y final al programa de agentes tutores. Anunció que a partir de ahora dejará de haber un policía especialista asignado a cada centro, y por lo tanto cuando la Policía Local sea requerida para intervenir en algún colegio o instituto acudirá en cada caso la patrulla que se encuentre de turno en esos momentos.

El detonante ha sido la carta recibida la pasada semana por los centros educativos placentinos, hecha pública ayer por este diario, en la que la Consejería de Educación ordena a los directores «abstenerse de participar en el programa agente tutor», y les informa de que los convenios firmados con el Ayuntamiento en relación a esa figura son «nulos de pleno derecho».

Pizarro lamentó que la Junta haya ejecutado finalmente de este modo el anunció que ya hizo en verano la consejera Esther Gutiérrez, a cuya «cerrazón» achacó la extinción de los agentes tutores pese a que, insistió, «los propios directores de los centros y los padres han hecho un balance muy positivo».

La opinión del alcalde de Plasencia es que todo se debe a la falta de información que tiene la consejera sobre la manera de actuar de los agentes tutores. «Decir que entraban en los centros a interrogar a los alumnos es demostrar un desconocimiento absoluto y tirar por tierra el trabajo de los agentes», apuntó, cuando según su versión la realidad es que «al haber un policía asignado para cada centro tenían un mejor conocimiento para resolver los conflictos porque estaban al tanto de todo lo que sucedía». «No entiendo que alguien te ofrezca un regalo y no lo utilices cuando está demostrado que los resultados son buenos tras varios años de implantación», insistió Pizarro.

La manera en la que a partir de ahora se van a relacionar los centros educativos con la Policía Local no está del todo clara. En principio, los agentes seguirán prestando a los colegios servicios como el acompañamiento de los niños en sus salidas al exterior y las charlas informativas y preventivas sobre asuntos como las drogas o la educación vial. Por supuesto, también acudirán a llamadas relacionadas con la seguridad, como han hecho siempre.

Las mayores dudas se centran en las actuaciones en casos de absentismo y en las situaciones de acoso escolar, en las que los agentes tutores han venido actuando directamente a petición de los centros educativos. Para el absentismo sí existe un protocolo autonómico en el que la Policía Local es un eslabón más de la cadena, pero el nuevo protocolo de acoso escolar aún no ha sido aprobado. La Junta de Extremadura ha anunciado al respecto que tiene intención de incorporar a los policías locales en ese protocolo, pero ha avisado a los centros de que, mientras no entre en vigor, deben abstenerse de solicitar la ayuda de los agentes en esos casos.