Hoy

La tasa anual por tenencia de perros desaparece de la ordenanza animal

Zona habilitada en La Isla donde se puede soltar a los perros bajo supervisión de los dueños. :: andy solé
Zona habilitada en La Isla donde se puede soltar a los perros bajo supervisión de los dueños. :: andy solé
  • El Ayuntamiento estima parcialmente las alegaciones y sólo podrá cobrar por censar a las mascotas en el registro

La posibilidad de cobrar una tasa anual a los dueños por la tenencia de perros va a desaparecer del texto definitivo de la nueva ordenanza municipal de animales. El Ayuntamiento de Plasencia ha estimado parcialmente una de las alegaciones presentadas en contra de ese impuesto por varios colectivos animalistas y por el grupo de Plasencia en Común, de modo que el texto será modificado para que únicamente se pueda establecer una tasa por censar a los animales en el registro municipal, un trámite obligatorio que ahora es gratuito. Sería, de llegar a implantarse, un único pago en el momento del registro y en ningún caso un 'impuesto' anual, como se contemplaba antes de las alegaciones.

Las modificaciones serán aprobadas hoy en comisión informativa y ratificadas en el pleno ordinario correspondiente al mes de septiembre. La eliminación de la tasa anual por tenencia es la única alegación que va a ser a aceptada de entre las que han presentado durante el verano diversos colectivos y asociaciones. Por el contrario, el gobierno local va a rechazar la petición de que no se destinen recursos públicos a fomentar espectáculos taurinos, así como de que se prohiban los circos que empleen como atracción animales salvajes. Tampoco acepta la propuesta de que se ponga en marcha de forma inmediata el protocolo de captura, esterilización y suelta para el control de las colonias felinas urbanas.

El concejal de Servicios Municipales, Luis Miguel Pérez Escanilla, afirmó que la eliminación de la tasa anual por tenencia de animales responde a una recomendación del interventor, así como que se vaya a retirar de la exposición de motivos de la ordenanza la referencia a una declaración de derechos de los animales de la UNESCO que se ha comprobado que no es correcta. Aclaró además que, aunque la existencia de la tasa anual figuraba en la ordenanza aprobada provisionalmente el pasado mes de junio, aparecía únicamente como una «posibilidad», ya que el gobierno local aún no había decidido si implantarla o no.

De momento no se pagará

El alcalde, Fernando Pizarro, anunció que no se cobraría tasa anual tras las protestas que hubo de una parte de la ciudadanía al conocerse su inclusión de la ordenanza. Tampoco está decidido si se implantará o no a medio plazo la tasa de registro que sí recogerá la nueva norma. Pérez Escanilla dijo únicamente que «este año seguro que no».

Ahora ya desaparece por completo esa posibilidad, y ese es de hecho el único cambio de calado que se va a introducir en la ordenanza tras el periodo de alegaciones, pues los demás son retoques técnicos del texto derivados de esa decisión. El resto permanece igual, de modo que el Ayuntamiento de Plasencia podrá seguir subvencionado y promocionando los festejos taurinos, y permitirá en su término municipal circos con animales, con el único matiz de que la autorización «quedará sujeta a previa comprobación e inspección del cumplimiento de la legalidad vigente para estos casos». Lo que sí se prohibe, como ya figuraba el texto aprobado en junio, son las atracciones de feria con animales, así como su uso para promocionar cualquier tipo de espectáculo.

La nueva ordenanza vendrá a sustituir a la actual de 1996, que se ha quedado obsoleta tras la entrada en vigor posteriormente de multitud de normativas. La mayor parte del texto se refiere a los animales de compañía, con especial atención a los perros. Se mantienen obligaciones ya en vigor como identificarlos con chip e inscribirlos en el censo municipal, y se detallan todas las medidas que deben tener en cuenta los propietarios, desde las más obvias, como llevarlos atados por la calle o recoger sus excrementos, hasta otras como la posibilidad de que los dueños de los bares y restaurantes puedan decidir si permiten o no la entrada de animales de compañía en su establecimientos.

Régimen sancionador

La ordenanza contempla sanciones de entre 50 y 1.500 euros para las distintas infracciones, que se clasifican en leves, graves y muy graves, con tres grados en cada una. En el caso concreto de los excrementos de perros, se avisa de que el Ayuntamiento podrá encargar pruebas de ADN para identificar al propietario del animal. Sin embargo, esa medida sólo sería efectiva si se estableciera la obligación de presentar análisis de sangre de todos los perros en el momento de censarlos en el registro municipal, algo que la ordenanza no contempla.