Hoy

El Mayorga Rock se replantea su formato y ubicación tras las quejas por el exceso de ruido

Presentación del Mayorga Rock el pasado mes de julio. :: David Palma
Presentación del Mayorga Rock el pasado mes de julio. :: David Palma
  • Los organizadores admiten que hubo «errores», pero también destacan los beneficios del festival para la ciudad

Los organizadores del festival Mayorga Rock y el Ayuntamiento se disculparon ayer públicamente por las molestias ocasionadas a los vecinos del centro, muchos de los cuales se habían quejado del exceso de ruido generado por el festival que se celebró en la Torre Lucía los pasados días 17 y 18. Admitieron que hubo algunos «errores», por ejemplo en la gestión de las pruebas de sonido, y también que durante el concierto de Non Servium el viernes por la noche se superaron los límites de volumen razonables. Por todo ello, anunciaron que de cara a la próxima edición se revisará el modelo del festival, sin descartar que pueda haber incluso un cambio de ubicación o una reducción del número de horas de música.

El concejal de Juventud, Luis Domingo Díaz, reconoció que las quejas vecinales en esta ocasión han sido fundadas, pidió disculpas y anunció una reflexión de cara al próximo año introduciendo los cambios que sean necesarios. En la misma línea se pronunció, Sergio Martínez, de la empresa Amantesdementes, quien no obstante destacó también los beneficios «económicos y de promoción» que ha tenido para Plasencia la celebración del Mayorga Rock.

Martínez aseguró que el impacto económico en la ciudad ha sido de 190.000 euros, calculando un gasto medio por persona y día de unos 120 euros, puesto que «los hostales y albergues han estado al 100%». En términos promocionales, dijo que las publicaciones en Facebook sobre el festival han sido vistas más de tres millones de veces, y recordó por otra parte que se ha contratado a 70 trabajadores.

En relación a los reparos puestos por el interventor municipal a la subvención de 25.000 euros concedida al festival, dijo que respeta su opinión, pero pidió que se pregunte también lo que piensan «los directores de los hoteles y los dueños de los bares y restaurantes».