Hoy

La CHT reanudará la tala en la ribera del Jerte tras la parada biológica

Parte del tramo del Jerte a su paso por Plasencia en el que se talarán los árboles enfermos. :: david palma
Parte del tramo del Jerte a su paso por Plasencia en el que se talarán los árboles enfermos. :: david palma
  • El próximo tramo en el que actuará será el comprendido entre el Cachón y el puente de San Lázaro

La tala y apeado de árboles en la ribera del Jerte a su paso por Plasencia se reanudará este otoño, una vez finalizada la parada biológica que comenzó el pasado mes de abril. La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) ha actuado ya en todo el tramo comprendido entre la Chopera y el Cachón, y ahora continuará la tarea desde ese lugar hasta el puente de San Lázaro, donde también hay numerosos árboles marcados.

La tala masiva de árboles en el tramo urbano del río está generando una importante controversia. Grupos ecologistas la han criticado por considerarla excesiva y no tener en cuenta las necesidades de la fauna que habita la zona, sobre todo las especies ornitológicas. También se ha llamado la atención sobre el gran impacto visual que provoca la desaparición de los grandes árboles que antes ocupaban algunas zonas, especialmente la adyacente al barrio de San Juan, y también a la altura del parque de La Isla. En cambio otros colectivos, como los pescadores, la apoyan al considerarla necesaria para limpiar de vegetación las orillas del río.

Los cierto es que la CHT puso en marcha esta operación requerida por el Ayuntamiento, que a su vez se basó en un estudio realizado por las empresas Avitao y Gisrena que recomendaba talar un total de 276 árboles muertos o enfermos. La razón esgrimida por el Consistorio placentino fue la «seguridad», ya que estos árboles caían a menudo sobre el paseo del río cuando soplaba viento fuerte, lo que ponía en peligro a los numerosos usuarios que a diario utilizan ese camino.

Uno de los científicos que han estudiado el problema es Alejandro Solla, profesor de Enfermedades y Plagas Forestales de la Universidad de Extremadura. No fue él quien elaboró el estudio en el que se está basando la tala, pero sí recogió hace cinco años muestras de tejido en dos alisos de la ribera del Jerte, uno plantado y otro natural, que tras ser analizados en el laboratorio nacional de referencia valencia confirmaron la presencia de Phytophthora alni, un microorganismo patógeno que es causa de la enfermedad que ataca a esta especie.

«Los alisos se mueren en España desde hace 15 años -explica Alejandro Solla-, primero en Asturias y Cantabria, y luego en Galicia y Castilla y León. En 2009 se identificó al patógeno responsable, que ahora está en casi toda Europa». El profesor cree que origen del problema en Plasencia se puede remontar a hace cerca de una década, cuando en el margen izquierdo del Jerte, 500 metros río abajo de la Chopera, se plantaron diversas especies, entre ellas aliso. «El lote debía venir infectado, pues esos árboles apenas sobrevivieron y los de las inmediaciones empezaron a morir», apunta el profesor, quien añade que «ese el típico método de dispersión de Phytophthora alni, por el suelo o por material infectado desde viveros cuyos propietarios ignoran tenerlo».

Tala «inevitable»

Ante la confirmación del problema, Alejandro Solla considera que «la tala es inevitable, e incluso conveniente, pues los alisos infectados que no se talen morirán poco a poco y sus raíces también». Asegura que es la mejor solución porque «los alisos enfermos que se talen rebrotarán con fuerza y darán sombra en cinco años. Se acabarán infectando de nuevo y habrá que volverlos a cortar, pero sus raíces estarán vivas, que es lo que importa, porque así el árbol no se pierde», explica. Como segunda conclusión, el profesor de la Uex recalca que «no se debe volver a plantar aliso por el riesgo a seguir introduciendo la enfermedad allí donde se quiere precisamente reponer». «Se debe favorecer el rebrote y la regeneración natural del aliso, por semilla, pero no volver a plantarlo».

La CHT ha anunciado que la última fase de la operación que tiene en marcha en el tramo urbano del Jerte a su paso por Plasencia será replantar con especies de ribera, si bien por el momento no ha ofrecido los detalles de cómo se llevará a cabo esa reposición del arbolado. Antes de eso, se limpiarán los árboles y ramas caídos que permanecen en las orillas dentro del agua.