Hoy

Plasencia se replantea sus medidas de prevención tras un nuevo verano plagado de incendios

Bomberos actuando en uno de los incendios urbanos intencionados del pasado agosto. :: david palma
Bomberos actuando en uno de los incendios urbanos intencionados del pasado agosto. :: david palma
  • Los bomberos propondrán desbrozar con tractores y el Ayuntamiento reforzará la educación cívica

La temporada de riesgo alto de incendios aún no ha llegado a su fin pese a la tregua que en los últimos días han dado la lluvia y la bajada de temperaturas. Sin embargo, ya se puede decir que han servido para poco las medidas preventivas y de vigilancia especial puestas en marcha. Los fuegos intencionados han vuelto a ser una plaga en el casco urbano de la ciudad, con más de 70 intervenciones de los bomberos, lo que va a llevar a las administraciones implicadas a replantearse nuevos protocolos de actuación de cara al próximo año.

Quienes mejor conocen la situación son el cuerpo de bomberos del Sepei. De hecho son ellos quienes se están encargando de elaborar un detallado informe con las características de los fuegos declarados este verano, en el que además van a aconsejar algunos cambios en las políticas preventivas. Emilio Mateos, jefe de salida, avanzó que uno de ellas será proponer al Ayuntamiento que adquiera un tractor y unas gradas con los que desbrozar a conciencia una franja de terreno de 200 metros alrededor de las viviendas en la zona más sensible, es decir, los barrios del norte de la ciudad, que es donde se producen la inmensa mayoría de los fuegos. Los puntos que no sean accesibles se pueden limpiar, por ejemplo, introduciendo ganado.

«Los pastos altos cerca de las viviendas son los que hacen que las llamas sean espectaculares y que los autores de los incendios, que suelen ser chavales de la zona, se diviertan. Si acabamos con la espectacularidad habremos avanzado mucho para acabar con los fuegos», apuntó Mateos, quien dijo además que las lluvias caídas este año en el mes de mayo, cuando ya estaba muy avanzado el desbroce, provocó que las plantas volvieran a alcanzar una gran altura. Al secarse se convirtieron en un combustible muy atractivo para los incendiarios.

El Ayuntamiento, por su parte, ha reconocido que la política de incrementar la vigilancia policial, así como la llamada a la colaboración ciudadana, han servido de poco. «Los resultados son los que son», admitió Fernando Pizarro a mediados del pasado mes de agosto en plena racha de incendios intencionados, hasta cinco simultáneos en un día. El Gobierno local analizará las propuestas del cuerpo de bomberos, y además ha anunciado que pondrá en marcha una intensa campaña de educación cívica con la que pretende llegar a a toda la ciudadanía a través de todas las asociaciones y colectivos de la ciudad.

Protección Civil va a llevar este problema a las aulas durante el curso escolar que acaba de comenzar, con charlas en las que, según han dicho, van a ser «drásticos y duros».

En cuanto a los autores, la Policía Local ha identificado a cuatro menores y a un joven de 19 años como presuntos responsables de algunos de los incendios de este verano. Actualmente todos ellos se encuentran bajo vigilancia.