Hoy

El cava y las burbujas de felicidad

El cava y las burbujas de felicidad
  • La comarca del Alto Penedés, por las tierras del macizo de Montserrat, es en un lugar idóneo para cultivar las uvas con las que se hace este caldo

Y te esperamos en:

En 1872 se descorchó la primera botella de cava catalán. El sitio fue San Sadurní d’Anoia y la persona Josep Raventós, heredero de la masía Codorniú e impulsor de un giro en el negocio familiar introduciendo el cava en su bodega. Todo esto ocurre en la comarca del Alto Penedés, por las tierras del macizo de Montserrat en un lugar idóneo para cultivar las uvas con las que se hace este caldo: macabeo, xarel.lo , parellada, chardonnay, subirat, garnacha, monastrell y pinor noir.

San Sadurní d'Anoia

Nuestro recorrido comienza en la cuna del cava, la localidad de San Sadurní D’Anoia, lugar de donde sale el 90% de la producción nacional de esta bebida.

Qué mejor que una bodega para empaparnos de la esencia de este producto tan enraizado en esta tierra. La de Vilarnau, con un vanguardista edificio integrado en la naturaleza de los viñedos, nos ofrece la posibilidad de realizar multitud de actividades con ellos: catas técnicas, degustaciones, visitas a sus viñedos y a sus cavas, experiencias al armonizar con calçots (en temporada) y otros alimentos, paseos en helicóptero o en bicicleta eléctrica, show cooking…

Más tradicionales son las experiencias que nos propone la famosa Freixenet, que finalizaremos con la incursión en su tienda, la de Dolores Ferrer, llamada así en homenaje a uno de sus antepasados.

Y si nos llega la hora de la comida o la cena. En la localidad la oferta de restaurantes nos hará tener verdaderos problemas a la hora de elegir ya que es variada y de calidad. Algunos de los más reconocidos son La Cava d’en Sergi, ambientado en una cava y con una cocina imaginativa muy tentadora, y Cal Blay Vinticinc, un restaurante enogastronómico en el interior de una bodega modernista de principios del siglo XX y en cuya carta cuentan con todos los cavas de la ciudad. Si visitamos este último nos encontraremos con multitud de detalles curiosos como toallas perfumadas con cava, entre otras sorpresas.

Pero no todo es cava en San Sadurní. En mayo tiene lugar el evento Mayo Gastronómico, unas jornadas en las que la restauración y las tiendas gastronómicas participan dando a probar sus alimentos y organizando actividades.

Y si de otros alimentos de la ciudad se trata hay un rincón de visita obligatoria en nuestro viaje para los más golosos. Es el espacio de chocolate Simón Coll, una fábrica de este dulce con museo propio y en cuya tienda podremos adquirir sus delicias.

Subirats

Tomamos la BV-2244 y llegamos a Subirats, siguiente hito en nuestro camino, continuando por la BP-2427. Tan sólo 15 minutos separan las dos poblaciones y en este tiempo estaremos inmersos en una nueva experiencia gastronómica y enológica. Para empezar a abrir boca subiremos a su castillo y observaremos la panorámica de viñedos que rodea a la ciudad para, desde allí, llegar hasta el núcleo de Torre-ramona, donde encontraremos una casa solariega sede de la Cofradía del Cava.

Subirats es también una ciudad por y para esta bebida, en ella muchos de sus habitantes viven de este negocio, en el que las bodegas son una parte muy importante del engranaje económico. Todas ellas viven volcadas en el turismo y en dar a conocer su cultura y su historia. Es el caso de Eudald Massana Noya, donde realizan visitas y actividades para no iniciados y para expertos; de Cava Guilera, que nos dará una visión más familiar y a pequeña escala de este negocio; o de Bodegues Sumarroca.

En noviembre la ciudad organiza el Subirats Tastal, una muestra de vinos, cavas y productos de la tierra, así como de gastronomía y artesanía locales. Allí podremos adquirir desde dulces, cavas o mermeladas hasta miel, aceite o embutidos, entre otros productos.

Otro de los alimentos estrella de Subirats es el melocotón de Ordal. En junio se celebra el inicio de la temporada de esta fruta con un Mercado que se organiza durante un fin de semana completo. En paralelo a este evento se hacen catas de cavas armonizados con melocotón.

En cuanto a la restauración local, no podemos irnos de Subirats sin pisar alguno de sus restaurantes. Cal Matías (en la Ctra. De Gelida a Sant Sadurní d’Anoia) con sus caracoles, sus asados y sus productos de proximidad.

Vilafranca del Penedés

Regresamos a la BP-2427 y llegamos hasta la N-340 que tomaremos con dirección al final de nuestra ruta, Vilafranca del Penedés. Es allí donde se encuentran las muestras más antiguas del cultivo de la vid y la producción en Catalunya de vinos, fechadas en tiempos de fenicios, íberos, griegos y romanos. De hecho en la ciudad se encuentra el Museo de las Culturas del Vino de Catalunya y algunas de las bodegas más internacionales como las cercanas de Pinord. Allí podremos conocer los principios de la agricultura ecológica.

Otras bodegas de la localidad son Mastinell Vins i Caves (en el kilómetro 0,5 de la Ctra. de Vilafranca a Sant Martí Sarroca). Están situadas al pie de la montaña de Sant Pau y en sus instalaciones cuentan con un hotel y un centro de convenciones.

Y por mencionarla la última no menos relevante es la bodega Mascaró, con su edificio modernista en el que realizan actividades enoturísticas.

El rincón gastronómico por excelencia en la localidad es el restaurante Cal Ton. En patio acristalado seremos testigos de excepción de la cocina tradicional reinventada a manos de su cocinero.

Y en cuanto a eventos gastronómicos, una semana antes de Navidad se celebra la tradicional Feria del Gallo, uno de los eventos que mayor número de visitantes atraen a la localidad. Consiste en un mercado de aves en el que se puede adquirir y probar el “gallo del Penedés” y que se complementa con la venta de vinos de la comarca.

Conoce el entorno

El sabor

Las tierras del Penedés son el suelo en el que crecen las vides que dan el cava más famoso de la península ibérica. A lo largo del tiempo esta bebida ha llegado a tener identidad y sello propios e inigualables.

Siendo en su origen un vino, el cava adquiere su textura burbujeante en la segunda fermentación, realizada en las botellas, sin luz y a una temperatura de entre 14 y 16°. Es entonces cuando el azúcar se convierte en alcohol y el gas carbónico produce las burbujas.

Qué comprar

El mejor lugar para comprar cava es una bodega. A lo largo del camino hemos ido referenciando las más destacables de la comarca.

Pero en el Penedés hay muchos otros alimentos dignos de nuestra atención, desde la fruta a las carnes y muchos más los podremos encontrar en los mercados de las ciudades. Vilafranca cuenta por ejemplo con varios mercados municipales: el de la Carne (Pza. Vall de Castell, 17), el de la Pelegrina (Avda. La Pelegrina, s/n) y el de Sant Salvador (C/ Francesc Maciá, 1).

Visita obligada

Para conocer de cerca el proceso del cava y su historia nada mejor que internarnos en una cava tradicional.

Las bodegas Codorníu, en Sant Sadurní d’Anoia, nos facilitan el acceso a sus instalaciones y la posibilidad de realizar mil y una actividades de la mano de sus expertos.

Entre las propuestas con más éxito hay visitas turísticas, actividades enogastronómicas y enoturísticas.

La fiesta

En San Sadurní todo el año es momento de cava. Lo muestra la gran actividad de visitas y eventos que tienen sus bodegas constantemente y también los eventos que en torno a esta bebida se celebran, como el Cavatast. Esta muestra de cavas y gastronomía tiene lugar el primer fin de semana de octubre y rebosa de actividades como sesiones de catas, visitas a cavas, exposiciones…

Tras el Cavatast se celebra en la localidad La Semana del Cava con una jornada de puertas abiertas a todas las cavas el día 12 de octubre, el Congreso Internacional del Cava y muchos actos más.

Actividad

El Centro de Interpretación del Cava se encuentra en la localidad de San Sadurní d’Anoia, ubicado en la destilería de espíritu de vino.

Durante toda la visita recorreremos los secretos de esta bebida. Sabremos qué significó la enfermedad de la filoxera en la zona y cómo la superaron.

También nos mostrarán todos los rincones de la ciudad de San Sadurní en tres dimensiones.

Fuente: Guía Repsol

Y te esperamos en: