Lucía Bosé, Vostell y la mejor tapa del mundo

Lucía Bosé, Vostell y la mejor tapa del mundo
Cacerescaparate

Por casa de Miguel Sansón, en Alhomarín, acaba de pasar Lucía Bosé. Cada vez que la actriz italiana viene a Extremadura aprovechan para hacer alguna escapada por la región y en esta ocasión, han estado en el Museo Vostell

MARÍA JOSÉ TORREJÓN

Además de ser un artista reconocido por su talento y su particular reinterpretación de la forja, Miguel Sansón es un gran anfitrión. Por su casa de Almoharín acaba de pasar Lucía Bosé. No es la primera vez que le visita, asegura el extremeño. Suele hacerlo con cierta periodicidad. Cada vez que la actriz italiana viene a Extremadura aprovechan para hacer alguna escapada por la región. En esta ocasión, Sansón y Bosé han estado en el Museo Vostell de Malpartida de Cáceres, donde se les pudo ver el pasado domingo acompañados por el director del museo, José Antonio Agúndez.

«Ella conoció personalmente a Vostell. Repetía constantemente que era un adelantado a su tiempo», apunta Miguel Sansón. Lucía ya conocía el recinto, donde estuvo hace 20 años. Pero le encantó volver a descubrirlo. En esta ocasión no pararon en Cáceres, pero el artista -que tiene una exposición en el Centro del Café de Campomaior- tiene pensado hacerlo en la próxima visita. «Queremos ir a comer un día», avanza Sansón.

Miguel Sansón, Lucía Bosé y J. Antonio Agúndez.
Miguel Sansón, Lucía Bosé y J. Antonio Agúndez. / C. NÚÑEZ

Tienen, desde luego, oferta de sobra para elegir. Atrio, con sus dos estrellas Michelín, se ha convertido en el buque insignia de la gastronomía cacereña. Y sigue sumando méritos. Uno de sus cocineros, Alberto Montes, acaba de participar en Valladolid en el concurso internacional para elegir la mejor tapa del mundo. Montes, que representaba a España después de proclamarse vencedor el año pasado en el certamen nacional, ha quedado subcampeón mundial. Su plato, titulado 'En busca del tesoro', consiste en una croqueta elaborada con pasta de wantón -de origen oriental-, y rellena con un guiso de calamares en su tinta con salsa alioli que se presenta en el interior de un cofre.

El primer premio se lo ha llevado un chef noruego. Oyvind Boe Dalev, del restaurante de Oslo Statholdergaarden, conquistó el paladar del jurado -presidido por el cocinero Alberto Chicote- con una tapa de bacalao sobre una base crujiente de alcachofas de Jerusalén con algas.

Para chuparse los dedos está también el menú especial que la cadena Paradores ha diseñado para este otoño-invierno bajo la batuta del cocinero Mario Sandoval (dos estrellas Michelín). Salpicón de zamburiñas, patatas bravas, pisto manchego con yema, fabada asturiana, ensalada de perdiz en escabeche, merluza en pil pil ligero, cochinillo de Segovia, filloas rellenas de crema de manzana asada y piononos integran esta propuesta gastronómica, que ofrece un recorrido por la cocina más tradicional.

El Parador de Cáceres presentó el jueves este menú, cocinado por Paco Romero. Natural de Malpartida de Cáceres, este chef se formó en la Escuela de Hostelería del IES Universidad Laboral. En 1998 empezó a trabajar para Paradores. Tras pasar por el de Salamanca, Ciudad Rodrigo, Guadalupe y Trujillo, lleva casi diez años en los fogones cacereños, donde ejerce como segundo jefe de cocina. El año pasado ganó el II Campeonato de Tapas y Pintxos organizado por la red en el marco de Madrid Fusión. Preparó una torrija de bloody mary con Torta el Casar que le hizo merecedor del oro.

Romero junto a Menguiano, director del Parador.
Romero junto a Menguiano, director del Parador. / J. REY

Hablando de comida, la Terraza del Parque del Príncipe acogió ayer un cocido solidario organizado por la Asociación Nuestra Señora de la Misericordia a favor de la Casa de Alcuéscar, donde viven personas con discapacidad física y psíquica que son atendidas por la Orden religiosa Esclavos de María y los Pobres. La iniciativa reunió a 80 comensales.

El cocido solidario reunió ayer a 80 comensales.
El cocido solidario reunió ayer a 80 comensales. / J. REY

20 años, el mismo tiempo que ha tardado Lucía Bosé en volver al Vostell, han pasado desde que los actores cacereños Santi Senso y Alberto Amarilla se subieron por primera vez juntos a un escenario. Ayer repitieron la experiencia. Esta vez no fue en su ciudad natal, sino en Madrid, sobre las tablas de los Teatros Luchana. Ambos, junto con el actor Fede Pouso, pusieron en escena el espectáculo 'Casta, peste y eternidad. Una apología del amor'. Se trata de un nuevo acto íntimo de Santi Senso, una forma de hacer teatro muy personal en la que Senso se desnuda por dentro frente a su público, al que invita a reflexionar.

Santi Senso y Alberto Amarilla.
Santi Senso y Alberto Amarilla. / JESÚS MAYORGA

De vuelta a Cáceres, ayer arrancó la segunda edición de las Jornadas Góticas, que organizan las asociaciones culturales Norbanova y Letras Cascabeleras y que, en esta ocasión, están dedicadas al mito del vampiro. La periodista y bloguera de HOY.es, Israel J. Espino, fue la encargada de pronunciar la conferencia inaugural en el Palacio de la Isla bajo el título 'El mito del vampiro en Extremadura'. El programa se prolonga hasta el 19 de noviembre con cine, literatura, debates, cuentacuentos y una visita guiada a la parte vieja del cementerio municipal.

Israel J. Espino.
Israel J. Espino. / A. MÉNDEZ

A propósito de sangre, La Hermandad de Donantes realizó el miércoles una extracción colectiva en la empresa Atento. Participaron 56 trabajadores, de los que 20 eran nuevos donantes. Con su sangre se podrá ayudar a 168 personas, apuntan desde la hermandad presidida por Jesús Domínguez Cuesta.

Por otro lado, la casa de cultura La Cañada acoge durante esta mañana una jornada titulada 'Mujeres visibles', organizada por la asociación Extremadura Entiende. Entre las conferenciantes se encuentra la escritora, profesora y activista Brigitte Vasallo, que defenderá el poliamor como modelo de relación afectiva, frente a la monogamia tradicional.

A estas alturas del calendario Horteralia comienza a calentar motores. Ayer se presentó oficialmente su octava edición, que se celebrará el día 25 en el pabellón Teodoro Casado. Olé Olé, Karina y Un pingüino en mi ascensor pondrán la música en una cita que invita a bucear en los armarios y salir a la calle con looks imposibles. Muy distinta fue la música que se escuchó el pasado lunes en la sala Boogaloo. La banda de rock Hogjaw trajo hasta Cáceres los ritmos sureños de Estados Unidos. Su paso no dejó indiferente.

La banda de rock Hogjaw, el lunes en el Boogaloo.
La banda de rock Hogjaw, el lunes en el Boogaloo. / J. REY

Fotos

Vídeos