Hoy

fotogalería

Parte de los artistas junto al concejal de Cultura y el director del Museo Vostell. En primer plano, la obra ‘silla comprometida’. / LORENZO CORDERO

Cuando Cáceres conoció el Fluxus

  • 33 artistas homenajean a Wolf Vostell en el 40 aniversario de su Museo

Wolf Vostell trajo el Fluxus a Cáceres. Tal vez no demasiadas personas puedan definir con palabras qué es exactamente esta corriente artística (no es fácil), pero una visita al museo que abrió sus puertas en Malpartida en 1976 deja claro que la libertad y la crítica a todo lo que atenta sobre la vida son dos de sus ingredientes esenciales.

El Museo Vostell Malpartida celebra sus cuatro décadas abierto al público y en Cáceres 33 artistas locales homenajean al creador alemán con el mejor regalo que podrían hacerle: arte y desenfado. Para muchos de estos autores Vostell supone una fuente de inspiración, y su museo un lugar lleno de una energía muy especial. Los colectivos Círculo Multiplástico e Imagynarte integran esta propuesta.

Un recorrido visual por las obras que pueden verse hasta el 10 de octubre en el Palacio de la Isla dan cuenta de ese concepto de arte tan ligado con lo orgánico que cultivó Vostell a lo largo de su trayectoria. Ángel Sotomayor es uno de los autores que ha aportado su obra a este canto al vitalismo que supone el arte Fluxus. ‘Cimentación’ son dos obras de madera a las que este artista ha ido dando forma animal. Una de ellas es una especie de ‘perro-gato’ y la otra una figura con un rostro fiero en la que ha utilizado cerámica de acarreo. «Tienen un punto casual, lo efímero puede aliarse con las formas», describe. Sotomayor llegó a conocer al artista hace 25 años. «Compraba objetos en el anticuario de José Regidor, en la calle Barrio Nuevo», cuenta.

El ejercicio de estilo que hacen estos 33 artistas toma muy diversas formas plásticas. Hay escultura, dibujo, pintura, collage. También muchos estilos, desde lo más figurativo hasta lo abstracto, que apunta a sensaciones, como las pinturas de Carmina Santos, tituladas ‘Entre el aire y la luz’. Para Carmina la idea angular del legado de Vostell es «que el arte está en muchos sitios». El lema de que ‘arte es vida y vida es arte’ está profundamente enraizado con lo que es el Fluxus, un movimiento que utiliza lo cotidiano o incluso lo trivial, de una forma ilimitada y transversal.

Juan Fábrega recoge el encuentro entre Vostell y Dalí

Juan Fábrega recoge el encuentro entre Vostell y Dalí / LORENZO CORDERO

Televisiones

Juanjo Ávila presenta ‘Pasajes irreales/1’, en donde se ven, tal y como describe él mismo, «edificaciones que no existen, un conglomerado de elementos», muy al estilo de Vostell. Para él el artista alemán ha sido «inspiración y referente».

No faltan en esta exposición pantallas y televisiones, un recurso que utilizó habitualmente Vostell, igual que los automóviles y otros objetos contemporáneos, a los que dota de un sentido casi mágico, con un fuerte poder expresivo. Marce Solís utiliza la figura de la obra ‘Coche y hormigón’ y la reformula en la obra ‘Auto Und Beton’, que significa eso, pero en alemán. Es un coche a escala fucsia internándose en un bloque de hormigón. Otro montaje llamativo es el de Ángel María Moreno, en el que los transistores y cables forman un particular «collage».

Adonay Kustanilló, Alberto González ‘Teto’, Alejandro Papakiritsis, Alfonso Tor, Ana Martínez Blay, Antonio Blanco, Antonio González ‘Antogos’, Antonio Marqués, Belén Corchero, Cora Ibáñez, Francisco Arroyo, Francisco Domínguez Penis, Inmaculada Fonseca, Isabel Agúndez, Javier Cerrato, Jesús David Floriano, Jesús García Plata, Jesús Méndez, Juan Fábrega, María Antonia Sanz, Paco Ovejero, Patricia Gómez, Sonia Rubio, Vicente Macías, Vicente Pozas, Víctor González y Yolanda Ávila firman las obras de esta exposición, que ha comisariado Emilio González, con la obra ‘Silla comprometida’.

El concejal de Cultura de Cáceres, Laureano León, y el director del Museo Vostell, José Antonio Agúndez, destacaron el papel dinamizador del autor en ese Cáceres de finales de los setenta. A lo largo de los cuarenta años de vida de este museo se han sucedido distintas actividades y exposiciones en las que se abunda en el concepto originario con el que se fundó este centro de cultura en un antiguo lavadero de lanas de Malpartida de Cáceres, que a lo largo de 2015 incrementó en un 10,5% el número de visitantes, en concreto 4.519 más que en el anterior año.

La obra ‘Viaje en portátil por la Alta Extremadura’ es el homenaje al autor que hace Antonio González ‘Antogos’

La obra ‘Viaje en portátil por la Alta Extremadura’ es el homenaje al autor que hace Antonio González ‘Antogos’ / LORENZO CORDERO

El colectivo de Artistas y Obreros del Mundo llevó a cabo por la tarde un happening en el Palacio de la Isla dedicado a Mercedes Guardado, la viuda del artista y por la que él conoció y se afincó en Extremadura. Varias mujeres ataviadas de mantilla rodearon a esta mujer, que formó la palabra ‘Paz’ con panes. La artista Pilar Boyero participó también en este homenaje. Fue una actividad con la que se conectó directamente con el espíritu del artista que providencialmente se fijó en los Barruecos para hacer su obra de vida.