Hoy

Cinco cementerios extremeños imprescindibles

fotogalería

El cementerio de Montánchez se sitúa en la ladera del castillo de origen árabe. / A. Méndez

  • Adosados a un castillo o con vistas a la sierra cacereña, nuestra región posee camposantos que se han convertido en una visita más a tener en cuenta en cualquier viaje

Extremadura posee camposantos con mucho encanto que pueden convertirse en una cita más a tener en cuenta en cualquier viaje. El 'necroturismo' o turismo de cementerios está dando sus primeros pasos en nuestra región, y en España cada vez son más los recintos que abren sus puertas al visitante organizando rutas específicas. Más allá de su función principal, muchos han entendido que el cementerio es un elemento arquitectónico de gran importancia cultural y de ahí su interés en visitarlo como una actividad turística más.

Está claro que no es el sitio ideal para ir de excursión una mañana en familia, pero si somos capaces de dejar a un lado su "carácter un tanto oscuro y macabro", podremos observar los auténticos paisajes en los que la vista se pierde en sus alrededores. Hay camposantos extremeños que pueden convertirse en el objetivo perfecto para el viajero interesado por el arte.

Cementerio de Montánchez

El camposanto de este municipio cacereño fue elegido en 2015 como el mejor del país en el II Concurso de Cementerios de España organizado por la revista Adiós Cultural. La belleza del cementerio de Montánchez radica en sus vistas: está situado en la ladera de un escarpado risco, coronado por un castillo de origen árabe, en el que la necrópolis se construye escarbando y moldeando el granito que conforma la montaña.

Cinco cementerios extremeños imprescindibles

Las impresionantes vistas que ofrece reúnen los motivos suficientes para ser elegido el mejor cementerio del país. Su situación en la Sierra de Montánchez -a más de 700 metros de altura- permite al visitante divisar la campiña extremeña, pudiendo observar, en los días claros, más de cincuenta municipios.

El origen de esta construcción se remonta a 1810, buscando un lugar alejado del núcleo urbano. La inscripción que reza en su entrada llama la atención de todos sus visitantes: “Templo de la verdad es el que admiras. No desoigas la voz que te advierte, que todo es ilusión menos la muerte. Mansión es ésta de silencio y calma. Ve, solo al hombre pecador aterra. Aquí vuelven los cuerpos a la tierra. Y a nueva vida se despierta el alma.”

El escritor español Fernando Sánchez Dragó lo mencionaba en uno de sus artículos destacando de nuevo su belleza y originalidad. "Sin duda, un lugar excepcional donde encontrar la paz que todos buscamos, un lugar lleno de silencio donde la vista se pierde en el horizonte".

Cementerio militar de Cuacos de Yuste

El único camposanto militar alemán de toda España se encuentra en Cuacos de Yuste, al norte de la provincia de Cáceres. En este lugar solitario reposan muchos de los soldados fallecidos durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Sus visitantes lo definen como "misterioso" por la distribución de sus tumbas y el silencio que en él se respira.

Cinco cementerios extremeños imprescindibles

/ Guía Repsol

El cementerio se encuentra a tan sólo 28 kilómetros de Plasencia y posee unas excelentes vistas a la sierra cacereña. Las instalaciones abarcan unos 3.850 metros cuadrados que se reparten entre zonas verdes y el patio de enterramientos. Al llegar, el visitante se encuentra con el área de recepción y un camino que lo conduce hasta la capilla, ubicada en el centro del recinto. En torno a ésta se encuentran, por un lado, los jardines y, del otro, los tres patios funerarios y las tumbas. Este camposanto presenta una peculiaridad: consta de una capilla central, alrededor de la cual se encuentran los patios y tumbas. Su exclusividad es lo que despierta la curiosidad de quien lo visita.

Cementerio de Nogales

El camposanto de Nogales está considerado como uno de los más bellos de la provincia de Badajoz. Desde su ubicación se pueden apreciar las vistas de gran parte de la comarca que le envuelve, ya que se halla adosado al Castillo de Nogales.

Cinco cementerios extremeños imprescindibles

Está ubicado en las inmediaciones de la población, junto a la iglesia de San Cristobal y la torre de homenaje del castillo.

No posee grandes dimensiones, pero la sencillez y el pulcro cuidado de sus instalaciones son cualidades admiradas por todo aquel que lo visita. Destaca por el color blanco de sus nichos y tumbas, dándole un aspecto de tranquilidad, paz y serenidad. Este pequeño lugar es presentado por el pueblo como atractivo por su hermosa panorámica.

El camposanto de Santibáñez el Alto

Cinco cementerios extremeños imprescindibles

Este cementerio se encuentra situado en el patio de armas de un castillo que data de tiempos del dominio árabe. Los fallecidos eran sepultados en cajas o en un sudario -según sus posibilidades- y, se les subía por una calle estrecha de muros de piedra. Si el fallecido era pudiente lo enterraban en panteones y, si procedía de familia humilde, su destino era la tierra sin ningún tipo de ataúd.

Hoy en día, este recinto se ha convertido en un mirador privilegiado para disfrutar de las vistas de todos los alrededores. Y es que Santibáñez el Alto es una de las localidades con mejores panorámicas de sierra de Gata.

Cementerio de los italianos

El conocido como 'cementerio de los italianos' de Campillo de Llerena es un camposanto de guerra construido en el año 1937 por la I Brigada Mixta Flechas Azules. Allí yacen 44 soldados de esta unidad (33 españoles, nueve italianos y dos desconocidos), fallecidos durante los combates en la cercana sierra del Argallén. En principio de la contienda los enterramientos se hacían utilizando un ataúd, pero, según iba avanzando la guerra -y los muertos- los fallecidos se enterraban directamente en la tierra.

Cinco cementerios extremeños imprescindibles

A pesar de que el Ayuntamiento se había encargado durante muchos años del recinto, éste no dejaba de sufrir expolios de sus tumbas y era frecuente encontrar huesos, cráneos y algunos enseres rodando por el interior del camposanto. El llamado 'cementerio de los italianos' fue restaurado hace unos años, adquiriendo de nuevo su forma original y completado con paneles explicativos para los turistas.

El recinto no cuenta con las mejores vistas de la provincia pacense, pero su fuerte contenido histórico cala hondo en todo aquel que lo visita.

La paz que en ellos se respira, sus paisajes, el impetuoso silencio que reina en ellos, y hasta su particular olor, hacen que los cementerios se hayan convertido en una visita más a tener en cuenta en cualquier viaje. Y es que como ya publicó este diario, los cementerios también son para los vivos.