hoy.es
Jueves, 3 de agosto de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo


PROVINCIA DE BADAJOZ
Badajoz
La base de Talavera acogió a los ultraligeros de la Ronda Ibérica
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

La Base Aérea de Talavera la Real acogió ayer la llegada de 38 ultraligeros pilotados por profesionales españoles, portugueses y franceses, en la que fue la primera etapa española de la XV Vuelta Ibérica de Ultraligeros, que comenzó el pasado sábado en Portugal.

La XV Vuelta Ibérica de Ultraligeros partió de Mogadouro y, tras pasar por Autouguía y Benavente, salió ayer de Monte do Lago para llegar a la base militar extremeña, cuyo organizador, Manuel Cortés, agradeció la «gentileza» de sus mandos y la colaboración prestada por el Ayuntamiento de Badajoz, que ha aportado tres mil euros para el desarrollo de la etapa de ayer.

Las asociaciones española y portuguesa de ultraligeros organizan la vuelta, que «no es una competición propiamente dicha», ya que el orden de llegada de los pilotos carece de importancia, resaltó Cortés, quien precisó que el único objetivo es conocer y visitar lugares de España y Portugal, así como disfrutar de su gastronomía y costumbres.

Los primeros ultraligeros comenzaron a llegar por grupos de cinco o seis miembros a la Base Aérea de Talavera la Real alrededor de las once de la mañana y los últimos tomaron tierra una hora y media después. En la etapa participaron ultraligeros que vuelan a una velocidad de crucero desde los 70 kilómetros por hora hasta los 220 ó 250, a una altura máxima fijada para la prueba de 900 pies.

Tras su paso por Talavera la Real, la XV Vuelta Ibérica de Ultraligeros partirá mañana hacia Almonte (Huelva), desde donde seguirá el viernes hasta Llipa Magna-Aerevoleta (Granada) y el sábado hasta Vera (Almería) y Los Garranchos (Murcia), donde finalizará.

El precio de un ultraligero oscila entre los 3.000 y 12.500 euros, según la potencia del motor y el equipamiento del aparato, aunque hasta la base extremeña llegaron algunos valorados en más de 60.000 euros.



Vocento