hoy.es
Lunes, 17 de julio de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo


EDICIÓN IMPRESA
Cartas
Respuesta al señor Aguado Pacheco
En su carta (HOY, 26-06-2006), el señor Aguado venía a decir que los agricultores éramos unos explotadores que teníamos a los jornaleros amarrados al yugo del jornal de sol a sol y los campos contaminados, amén de otras barbaridades. Si usted conoce algún caso de los que menciona lo que tiene que hacer es denunciarlo en lugar de insultar impunemente a miles de personas que nos ganamos el jornal con el esfuerzo diario.

Hace cien años, los señoritos de muchos pueblos extremeños se convirtieron en caciques propietarios de miles de fanegas; no fue éste el caso de Villafranca, donde arraigó la pequeña y mediana propiedad, pero en los demás sitios el jornalero, con la gorra entre las manos, tenía que someterse al terrateniente o marcharse del pueblo acuciado por el hambre. Ya no quedan caciques de aquellos, pero en la Extremadura actual han ido apareciendo otro tipo de caciques que pretenden controlar, primero a los medios de comunicación que quieren informar libremente, y segundo presionando o intimidando a los ciudadanos que intentan oponerse a sus proyectos. Cuando pensábamos que vivíamos en una democracia, de pronto nos damos cuenta de que quieren imponenos proyectos industriales anacrónicos propios de países tercermundistas para mayor y más rápido crecimiento de estos caciques modernos. Son proyectos tan oscuros que nunca los ponen en los programas electorales, sino que se deciden en los despachos de los nuevos caciques y pretenden que el pueblo los acate sin rechistar.



Vocento