hoy.es
Martes, 13 de junio de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo


CONTRAPORTADA
Contraportada
El cosmonauta fantasma
El periodista Íker Jiménez presenta en la televisión, como si fuera real, una historia inventada por el fotógrafo Joan Fontcuberta en 1997
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Íker Jiménez presentó el domingo en 'Cuarto milenio' el caso de «un hombre que la Unión Soviética quiso apartar de la Historia de un plumazo». «Vamos a hacerle un homenaje merecido», anunció. El misterio lo había investigado Gerardo Peláez -uno de sus colaboradores en el programa de Cuatro- y se ilustró con un retrato del cosmonauta Iván Istochnikov en traje espacial, una foto con sus colegas ante el Kremlin y otra posterior en la que se le había borrado, entre otras imágenes.

«La pregunta es por qué (se le borró), qué había hecho ese hombre, por qué molestaba», preguntó Jiménez. «Estuvo embarcado en una misión que fue un fracaso estrepitoso para la URSS y, lógicamente, eso no se podía dar a conocer», respondió Peláez. Istochnikov era «muy conocido» en la URSS, según los dos periodistas, y desapareció en 1968 a bordo de la 'Soyuz 2'. Para ocultar el fracaso, fue borrado de la Historia: se le eliminó de las fotos, su familia fue deportada a Siberia, y sus amigos y colegas, silenciados.

El caso, explicaron en 'Cuarto milenio', salió a la luz en 1993, cuando un periodista compró en una subasta de Sotheby's en Nueva York un lote con material desclasificado procedente de la URSS. «Y ahí descubre este hombre, que creo que se llamaba Mike Arena, una fotografía con el 'fantasma' en carne y hueso, presente», puntualizó Jiménez, quien concluyó: «Lo cierto es que ese hombre (por el cosmonauta) no aparece en las fotografías oficiales y estaba ahí». Impresionante... y falso, porque Iván Istochnikov es tan real como el Pato Donald.

«¿Estoy alucinando! ¿Todo esto me parece muy cómico!», declaró ayer a este periódico Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955). Este fotógrafo juega desde hace años en sus creaciones «al equívoco y la ambigüedad», y montó en 1997 para la Fundación Telefónica una instalación sobre un cosmonauta con recortes de prensa, fotografías, parafernalia espacial, vídeos y la historia contada en 'Cuarto milenio'. Todo parecía real; todo era falso. El artista llegó al extremo de prestar su cara al astronauta y bautizarlo con la traducción de su nombre al ruso: Iván Istochnikov.

Ayer, Fontuberta se reía. «Tiendo trampas destinadas a los crédulos. No esperaba que cayeran en una que tiene nueve años unos periodistas profesionales, que se supone que tienen que verificar y contrastar la información a». Una simple búsqueda en Google revela que Istochnikov nunca existió. Íker Jiménez, con quien este periódico ha intentado hablar sin éxito, se enteró de ello ayer.



Vocento