hoy.es
Miércoles, 26 de abril de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo

El Tiempo

REGIONAL
Regional
La Junta dice que la respuesta a sus críticas al BNG sobre 'a fala' ha sido un ataque a Ibarra
Anxo Quintana, vicepresidente gallego, da por zanjada la polémica
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

La Junta de Extremadura ha remitido una carta a la Vicepresidencia de la Xunta en la que aclara que no ha emitido juicios sobre su acción de gobierno ni la lengua gallega, sino sobre una propuesta del BNG, que han sido respondidos con un «ataque personal» al presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. «No hemos sido nosotros quienes hemos pretendido convertir una polémica política entre el BNG y la Junta de Extremadura en un conflicto institucional», señala el vicepresidente extremeño, Ignacio Sánchez Amor, en una carta remitida a su homólogo gallego, Anxo Quintana.

Sánchez Amor envía esta misiva tras haber recibido una comunicación del secretario general de Relaciones Institucionales, dependiente de la Vicepresidencia del nacionalista Anxo Quintana, en la que «recomendaba» a la Junta extremeña una «rectificación oficial» por las «formas empleadas» para expresarse respecto a la lengua gallega y al Gobierno de Galicia. La polémica surgió después de que el diputado del BNG Bieito Lobeira anunciase el pasado sábado una propuesta destinada a promover el uso del gallego, al indicar que 80.000 personas lo hablan en Asturias, Castilla y León e «incluso también en tres localidades de Cáceres».

La Junta de Extremadura replicó que 'A Fala' o habla que se usa en tres municipios cacereños de Eljas, Valverde del Fresno y San Martín de Trevejo, no es gallego sino un «dialecto derivado del tronco común del galaico portugués» y tildó de «fantasiosas premisas sobre las que se asienta el delirio imperialista de los nacionalistas gallegos» las reivindicaciones sobre el gallego. En la carta remitida ayer a Anxo Quintana, Sánchez Amor afirmó que desde la Junta «no se han vertido valoraciones ni juicios sobre la lengua gallega ni sobre la acción del Gobierno», sino que se ha hecho una crítica política a una propuesta del BNG.

Respuesta gallega

El gobierno gallego, por su parte, dio por zanjada ayer la polémica institucional surgida entre Galicia y Extremadura a causa de una iniciativa del Bloque para potenciar el gallego. Es más, su vicepresidente, Anxo Quintana, quien a su vez es presidente del BNG, dijo que «el conflicto nunca debería haberse registrado». El dirigente nacionalista apuntó, además, que en torno a este conflicto que su departamento ha tratado de seguir el eslogan: «Hagámonos respetar», que empleó el BNG en unas elecciones de los años 80. Anxo Quintana, no obstante, calificó de «brillante» la respuesta a este conflicto del jefe del Ejecutivo gallego, Pérez Touriño, y apuntó que, «actuó como presidente del Gobierno, en representación de todo el Gobierno y haciendo lo que le correspondía: colocar las cosas en su exacto sitio, reconduciendo las afirmaciones de la Junta de Extremadura». Quitana, para concluir, aclaró que la iniciativa del BNG lo que reclamaba eran convenios de colaboración entre los gobiernos gallego y extremeño para potenciar el idioma, y no que Galicia «actuara en Extremadura». «Creo que eso es suficiente para decir que nunca debió haber existido polémica», concluyó.



Vocento