hoy.es
Sábado, 22 de abril de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo


PROVINCIA DE BADAJOZ
Badajoz
La perrera provincial ya funciona en Olivenza y tiene 117 perros
Lleva acogiendo animale dos meses de manera provisional en la finca 'La Misericordia'
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
SERVICIO DE ADOPCIONES
Invierno: Por la mañana de 11 a 13 horas y por la tarde de 16 a 18 horas.

Verano: Por la mañana de 10 a 12 horas y por la tarde de 18 a 20 horas.

Domingos y festivos: de 10 a 12 horas.

Teléfono y fax: 924 140 861.

Móvil: 699 997 548.

Publicidad

Los laceros de la Diputación Provincial están enviando desde hace dos meses los perros que recogen a una nueva instalación situada en Olivenza. Allí se alojan actualmente 117 canes repartidos en sesenta cheniles de cuatro metros cuadrados cada uno que gestiona una empresa privada en la finca La Misericordia.

Aunque la concesión de este servicio es provisional a la espera de la resolución del concurso público, esta instalación tiene todos los visos de convertirse en la perrera oficial de la Diputación, ya que sólo ha habido una oferta para hacerse cargo de este servicio.

A la nueva perrera provincial, ubicada en el término de Olivenza, se accede siguiendo las indicaciones que hay a lo largo de unos caminos a los que se llega desviándose por la EX-105. Se trata de dos módulos rectangulares con sendos pasillos de 15 metros de largo cada uno a cuyos lados se distribuyen los cheniles. En cada uno hay dos perros como máximo, que es una de las condiciones exigidas por la Diputación.

Lo cierto es que el funcionamiento de esta perrera mejora sustancialmente lo que había, ya que hasta hace dos meses los perros recogidos en la provincia tenían como destino la perrera municipal de la carretera de Valverde y la Diputación Provincial pagaba al Ayuntamiento 40,20 euros por cada animal que enviaba a estas instalaciones.

Allí iban a parar también los perros recogidos en el término municipal, lo que daba lugar a situaciones de hacinamiento y a una precariedad de recursos que ponía a la perrera municipal en el punto de mira de las protectoras de animales, que ya han formulado varias denuncias. Ayuntamiento y Diputación intentaron durante cuatro años llegar a un acuerdo para ampliar esta perrera financiando a medias la obra.

Nunca se materializó ese convenio y la Junta de Gobierno local acordó a principios de este mes que ya no recalarían más perros de la provincia en unas instalaciones del Ayuntamiento. «La perrera de Badajoz, que pagan los ciudadanos de Badajoz, son para los perros que están sin dueño en la ciudad de Badajoz», dijo entonces el portavoz municipal José Antonio Monago zanjando el asunto.

«Al ver que había tanta polémica se me ocurrió ofrecer unas instalaciones y un servicio a la Diputación para que pudiera dejar sus perros en las mejores condiciones», explica Manoli Pablo, propietaria de la finca donde se ha levantado la nueva perrera. La Diputación, que el año pasado envió más de 600 perros a la perrera municipal, pagará a esta empresa privada 30.000 euros al año por sus servicios.

23 perros adoptados

Según esta empresaria, su filosofía es alargar al máximo el periodo en que los perros permanecen en los cheniles antes de ser sacrificados. «Aunque la ley marca diez días de plazo para los perros entregados por su dueño y 20 días para los perros vagabundos capturados, mientras yo pueda mantenerlos los dejaré ahí, sobre todo si veo que tienen posibilidad de ser adoptados. En dos meses ya hemos entregado 23 en adopción», asegura.

Manoli Pablo ha comprobado que Internet es la mejor vía para ofrecer perros sin dueño y ya están preparando una página para mostrar los perros que buscan dueño, «prácticamente sólo falta buscar el nombre del dominio y la haremos en varios idiomas, en español, portugués, alemán e inglés, ya que sabemos que llegan peticiones de cualquier lado».

Abrir todos los días del año y también en horario de tarde, son dos pasos firmes a la hora de propiciar las adopciones, algo que han reclamado históricamente protectoras como ADANA al responsable de la perrera municipal, atendida por funcionarios que se ciñen a un horario estricto y limitado.

Manoli Pablo dice que la perrera provincial cuenta con veterinario de guardia que revisan los perros cada dos semanas, «aunque si llega algún perro herido también viene».

Ahora en la perrera provincial cobran 20 euros por adoptar un perro, «con el fin de que quien lo haga demuestre que verdaderamente tiene interés por el animal». Esta tasa sirve además para que el perro salga microchipado con los datos de la persona adoptante, con la vacuna anti-rábica, desparasitado y con cartilla sanitaria. Según ella, esta misma semana se han entregado diez perros.

Por contra, en estos dos meses de funcionamiento se han sacrificado entre 30 y 40 canes, tarea que realizan veterinarios d ela Consejería de Sanidad y Consumo de la Junta de Extremadura mediante una inyección letal. Los perros muertos se entierran con cal viva en unos terrenos próximos, «aunque nuestra intención es poner en breve un horno crematorio, ya que es más higiénico y ocuparía menos espacio. Estamos viendo precios y modelos».



Vocento