hoy.es
Viernes, 17 de febrero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo


INTERNACIONAL
MUNDO
La ONU exige a EE. UU. que juzgue en tribunales a los presos de Guantánamo
El embajador estadounidense ante Naciones Unidas resta credibilidad al informe elaborado por cinco relatores de derechos humanos «por falta de rigor»
Cinco relatores de derechos humanos de la ONU hicieron público ayer un informe que denuncia las «alarmantes» condiciones de detención en la base naval estadounidense de Guantánamo, informe que Washington rechaza por considerar que sus autores no han actuado con el rigor necesario.

Mientras el documento considera que todos los detenidos deben ser llevados ante un tribunal independiente y que mantenerlos en la situación actual equivaldría a una «detención arbitraria», Estados Unidos ha señalado que el punto de vista de los expertos «no refleja un conocimiento directo y personal» de lo que ocurre en el centro de detención, ya que nunca lo visitaron.

Los relatores sobre la Tortura, Manfred Nowak; sobre la Independencia de Jueces, Leandro Despou; sobre la Libertad de Religión, Asma Jahangir, y sobre el Derecho a la Salud Física y Mental, Paul Hunt, y la presidenta del grupo de trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, Leila Zerrougui, iniciaron sus gestiones para visitar Guantánamo en el 2004. Sin embargo, los expertos desistieron de esa visita cuando en octubre pasado recibieron una carta de la Administración estadounidense en la que se les extendía una invitación, pero sin posibilidad «de entrevistas o encuentros privados con los detenidos». Además, solo se invitaba a tres de ellos para una estancia de apenas un día.

Por ello, el informe se basa en «información del Gobierno de Estados Unidos, en entrevistas con ex prisioneros de Guantánamo actualmente residentes o detenidos en España, Francia y el Reino Unido, y en respuestas de abogados» de algunos de los que todavía permanecen en la prisión, ubicada en la isla de Cuba. Las entidades defensoras de los derechos humanos calculan que ese centro, abierto tras los atentados del 11 de septiembre del 2001, alberga a unos 500 prisioneros de diversas nacionalidades.

Los expertos de la ONU recurrieron, además, a «información pública, incluidos informes de organizaciones no gubernamentales, documentos desclasificados por Estados Unidos y a la prensa». A ese respecto, el embajador estadounidense ante la ONU en Ginebra, Kevin Moley, dijo que «hay escasa evidencia» de que los autores tomaran en cuenta la información proporcionada por su país y lamentó que no hayan aprovechado «el acceso sin precedentes» que se les ofreció a Guantánamo, «similar al que se da a las delegaciones del Congreso».

Derecho a un proceso

«Objetamos la mayor parte del contenido y conclusiones (del informe) por carecer de mérito y no estar basadas en hechos», agregó el diplomático en una carta dirigida a los relatores y que ha sido adjuntada al documento de los expertos de la ONU. Además de pedir «el cierre inmediato del centro de detención de Guantánamo» y que todos los detenidos sean llevados ante un tribunal independiente o sean liberados, los expertos de la ONU afirmaron que Estados Unidos «viola las garantías del derecho a un proceso justo». El informe, de 54 páginas y que tomó seis meses en ser elaborado, denuncia la «violencia excesiva» contra los prisioneros.



Vocento