hoy.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo
TELEVISIÓN
Television
Aquí no hay quien cambie
Las cadenas recurrieron a fórmulas tradicionales para llenar las parrillas de Nochevieja. Capas, gaitas, guiñoles y humor coparon la pequeña pantalla
Nadie podrá decir que se ha visto sorprendido por las programaciones de Nochevieja de nuestros canales. TVE 1 gastó la habitual fortuna en una propuesta que, por lo menos, resultó eficaz. Telecinco limitó su esfuerzo a una notable ingestión de uvas en Oviedo. Antena 3 siguió desgastando el capital de 'Aquí no hay quien viva'. Cuatro demostró que tampoco esto es lo suyo. Y poco más dio de sí la noche, aparte del décimo aniversario vitícola de Ramón García. Que no es poca cosa.

TELECINCO

Uvas asturianas

A Telecinco le salió una noche decentita. Es verdad que los conciertos de los chicos de 'Operación triunfo' dan de sí lo justo, pero nadie negará que son una buena forma de pasar el rato. El concierto en cuestión era el celebrado en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Fue largo, muy largo: ocupó las horas previas a las uvas y muchos minutos de 2006.

Donde Telecinco brilló especialmente fue en las uvas. Una vez más, la cadena nos llevó fuera de Madrid y decidió por dar la bienvenida a 2006 en Oviedo. La versión oficial asegura que se trataba de celebrar los veinticinco años de los Premios Príncipe de Asturias, aunque viendo allí a Antonio Lobato, todo el mundo se acordaba de Fernando Alonso. El periodista, con un insólito esmoquin, ocupaba el balcón del Ayuntamiento ovetense junto a Carmen Alcayde, un atractivo habitual de las uvas en Telecinco.

LA PRIMERA

Menú de la casa

La Primera repitió el consuetudinario menú: Cruz y Raya, uvas con Ramón y macroespectáculo musical. El programa de Cruz y Raya se llamaba '2005: repaso al futuro' y tenía como eje una parodia de la película 'Regreso al futuro'. Eso era un simple pretexto para el habitual encaje de 'gags' sobre la actualidad del año. En líneas generales, Juan y José trenzaron un buen trabajo. Fueron muy buenos, por ejemplo, los 'gags' sobre la ley anti-tabaco, y la caricatura salvaje de Pepe Navarro en 'Pufus y Navarro'.

En materia de uvas, TVE 1 también apostó expresamente por la continuidad. ¿Y qué continuidad! Diez años, diez, lleva Ramón García -y su capa- explicando a los españoles cómo hay que comerse las uvas en Nochevieja. Esta vez cambió de pareja: no de concepto, porque la compañera siguió siendo el rostro más popular de la cadena, pero sí, precisamente, de rostro, porque esta vez ya no es Ana Obregón, sino -espejito, espejito- Anne Igartiburu, que ha vivido su mejor año profesional. Y para después, TVE 1 preparó la misma fiesta de todos los años, aunque con otros rostros: Mar Saura, Ivonne Reyes, Bertín Osborne y Jorge Fernández. Las actuaciones musicales fueron irregulares y lo mejor del espectáculo fueron los propios presentadores.

LA 2

Minimalismo

Mientras TVE 1 se gastaba los dineros del contribuyente, La 2 se apretaba el cinturón. La despedida del año propiamente dicha comenzó pasadas las once con el ya habitual 'Sol de medianoche'. El repaso por las actuaciones musicales de los diferentes países del mundo fue tan vistoso como de costumbre, aunque quedó raro que intercalaran fragmentos del Quijote.

ANTENA 3

Como era previsible, Antena 3 confió su noche al personal de 'Aquí no hay quien viva'. Los actores que guiaron las campanadas de medianoche fueron Eduardo Gómez ('Mariano', el padre del portero), Eduardo García (el niño Cuesta) y Vanesa Romero (Ana, la nueva).

Después vino el espectáculo 'Feliz 2006 Pásalo'. Lo presentaban Silvia Jato, Michel Brown (de 'Pasión de gavilanes') y Jaime Cantizano. El guión no era para un emmy, pero tuvo soltura. Sobre todo, destacaron las actuaciones de Paloma San Basilio, Chenoa y Ainhoa Arteta. Antena 3 despidió la noche con una nota aceptable.

CUATRO

El programa de Cuatro resultó decepcionante. En vez de inteligencia, puso espectáculo comercial: un programa musical que repasó los números uno de 'Los cuarenta principales' en 2005. Pobretón de verdad. En un contexto tan plano, toda la expectativa estaba puesta en las uvas. Cuatro depositó la misión en una pareja mixta: Eva Hache y el guiñol de George Bush, aunque, viéndolos en acción, no sería fácil decir quién era el muñeco y quién el humano.



Vocento