hoy.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo
SOCIEDAD
Sociedad
Dichos que hacen la Pascua
Un Papá Noel trabajador incansable frente a unos perezosos Reyes Magos son algunos de los tópicos de las frases y refranes navideños
LA celebración de las fiestas navideñas genera un largo lapidario en el que la llamada sabiduría popular vierte todo su ingenio en frases y comentarios, que acaban incorporándose a los dichos populares y al refranero. Aparecen así Reyes Magos poco trabajadores o un Papá Noel incansable, así como villancicos con tintes ecologistas y frases con cargas eróticas.

'Navidad es una buena excusa para poder abrazar a quién queramos', dice una de estas perlas anónimas. Y es que cualquier ser que se precie corre el peligro de ser abrazado en estos tiempos navideños por el vecino más odiado. Pero ya se sabe que estamos en tiempos de paz. La excusa es válida.

En esto de las frases, las hay ecologistas: 'Mueren y mueren los peces en el río, pero mira cómo mueren, por los residuos radioactivos'. Cualquier pretexto es bueno, incluso los peces de no sé qué río para lanzar el discurso. A esta vertiente sindicalista de las Pascuas se suma todo un clásico: 'Trabaja menos que los Reyes Magos, que sólo lo hacen una vez al año y es mentira'.

A los pobres magos de Oriente les ha caído el sambenito de la vagancia y la pereza, que incluso se hace extensivo a sus ayudantes y servidores: «Trabaja menos que el suplente de los Reyes Magos».

Respecto al misterio sobre el origen de estos monarcas de la magia, hay quien lo tiene bastante claro: «Los Reyes son los padres», dijo el Príncipe Felipe de Borbón.

A la contra encontramos a un Papá Noel más trabajador con aquello de «Tiene más experiencia que Papá Noel en chimeneas» o «Está más ilocalizable que Papá Noel en Nochebuena». Será por aquello de la cultura anglosajona, que no perdona un día de trabajo. Fue el Parlamento británico el que llegó, en su empecinada defensa del protestantismo, a abolir la Navidad en 1647. Fueron arrestadas congregaciones católicas enteras por protestar contra aquella medida antinavideña.

En cuanto a ese abuelete barbudo que vive en el Polo Norte, también los hay cachondos: '¿Es cierto que la señora de Santa Claus se llama Mary Christmas?'.

Anuncios

La publicidad navideña también se encuentra convertida en frase hecha de esta época tan entrañable. «Tiene más alegría de vivir que el árbol de Coca-Cola en Navidad», o más luces, se podría añadir. El 'Vuelve, a casa vuelve' tiene su reflejo en esta 'delicatessen': «Eres más tonto que el del turrón El Almendro, que hace la mili todos los años». Aunque ahora el joven 'quinto' pertenece a una oenegé. Y es que los tiempos cambian.

Hay frases anónimas que atienden a lo trascendental, al paso del tiempo, o sea: «De Navidad al día de Reyes hay 12 días, pero de Reyes a Navidad hay casi un año». Una magistral deducción. Para rapidez, la de las campanadas: «Va más rápido que las campanadas de Fin de Año».

No digamos de la trayectoria vital a través de Papá Noel: «Así se avanza en la vida: Primero uno cree en Papá Noel, luego uno no cree en Papá Noel y al final uno es Papá Noel».

Otro de los más vapuleados por el refranero es el pobre pavo: «Estoy más mosqueado que un pavo oyendo una pandereta». En un sentido menos fatal y más gastronómico, el que dice: «Está más relleno que un pavo en Navidad».

Frío y caseros

El belén ha servido a la cultura popular para hacer dichos sobre el lujo y el detallismo: 'Tiene menos lujo que el Portal de Belén'. En esta misma línea se encuentra uno con cierta connotación política: «Tiene menos figuritas que el Belén de Fidel Castro». La Navidad incluso da para hacer el chiste erótico: «Las vírgenes pasan muchas Navidades pero ninguna noche buena».

El refranero recomienda unas cálidas y hogareñas Pascuas, y así aparecen: «Por Navidad, dichoso el que en tu casa está», «Por Navidad cada oveja a su corral», «Por Navidad en casa y cerca de la brasa», «Por Navidad, dichoso el que ve su hogar» y «Las fiestas, en donde estés; la Navidad, en casa». De este modo, y siempre según el refranero, en estas fechas hay que estar recluido en el hogar.

En un chiste firmado por Gila aparecen por los campos de Castilla en plena posguerra dos campesinos que dicen: «Que ganas tenemos de que pase el invierno para sólo pasar hambre». El frío es uno de los temas que también aborda el refranero navideño. «Hasta Navidad, ni hambre ni frío pasarás», «Frío por Navidad, calor desde San Juan» y «En Nochebuena y en Navidad, la brasa calienta más».



Vocento