hoy.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
El Tiempo
NACIONAL
Nacional
El PSE y el PP critican a Ibarretxe por insistir en la vigencia de su plan
El mensaje de fin de año del lehendakari, en el que habla del 2006 como un año de esperanza para la paz y la normalización política y reitera la vigencia de su plan, suscitó ayer las críticas de PSE-EE y PP por recurrir a recetas «del pasado».

En su tradicional mensaje de fin de año, el lehendakari, opinó que el que comienza mañana es un año para la «esperanza», porque «entre todos hemos colocado a Euskadi a las puertas de la solución y de la decisión».

Ibarretxe pidió valentía a ETA para dar «un paso definitivo» y dejar las armas y consideró que «el Gobierno español también tiene que dar pasos, asumir su responsabilidad y desarrollar una política penitenciaria respetuosa con los derechos humanos que mejor contribuya al proceso de paz».

A los partidos políticos, el lehendakari les pidió que se impliquen de forma activa en un diálogo «sin exclusiones», con el objetivo de «alcanzar un acuerdo para la normalización política y la convivencia que, posteriormente, sea ratificado por la sociedad vasca a través de una consulta democrática».

Las palabras del lehendakari fueron replicadas a los pocos minutos por los dos principales partidos de la oposición, el PSE-EE y el PP.

Desde las filas socialistas, Rodolfo Ares, advirtió que «no se puede pretender abrir una nueva etapa política con recetas del pasado que han demostrado que no facilitan el diálogo ni el entendimiento en Euskadi».

Los socialistas «coincidimos con Ibarretxe en que estamos en una etapa en la que es posible alcanzar definitivamente el final del terrorismo y la consolidación de la paz, pero para conseguirlo hay que mantener la firmeza democrática, y tener prudencia y altura de miras suficientes como para mantener las políticas de lucha contra el terrorismo», señaló.

Por su parte, el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, lamentó que el mensaje del lehendakari venga «a reflotar el Plan Ibarretxe» porque, a su juicio, «nos aboca a un futuro de división y confrontación entre vascos en este 2006».

El dirigente popular consideró que Ibarretxe «habla con la boca pequeña de combatir a los terroristas a los que quiere subvencionar con el presupuesto que acaba de aprobar y vuelve a confundir normalización y pacificación con más nacionalismo y con sentarse a negociar el futuro de todos con ETA».



Vocento