hoy.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo


ECONOMÍA
ANÁLISIS DE BOLSA
El 2006 será más complicado
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

La práctica unanimidad de las casas de bolsa esperan para el 2006 subidas del Ibex de entre el 5% y el 10%. Aunque el selectivo acumula en los tres últimos años un avance superior al 75%, el consenso de los analistas sigue viendo recorrido a la renta variable y coinciden en vaticinar un cuarto año alcista.

El 2005 ha sido un ejercicio económico complicado. La espectacular subida del precio del petróleo ha generado repuntes inflacionistas; los dos principales bancos centrales han iniciado un cambio de tendencia en su política monetaria, tendencia que con toda seguridad se mantendrá en los próximos meses y que en el caso de la zona euro llevarán al precio del dinero al menos 50 puntos básicos por encima de su actual nivel; las tensiones geopolíticas se han mantenido; Alemania y Francia no logran salir de su estancamiento... y pese a todo ello, el Ibex ha vuelto a subir y lo ha hecho con fuerza, recuperando el año recién terminado más de un 18%, con un volumen intermediado notablemente superior al de 2004.

Para esta mejora los inversores han contado con cuatro argumentos. Primero, el escasísimo atractivo de una renta fija que apenas permite mantener el poder adquisitivo; segundo, los buenos resultados empresariales de las compañías cotizadas; tercero, las favorables referencias macro de nuestra economía, que sigue creciendo por encima de sus homólogas europeas y cuarto, la mejora bursátil de este año se ha apoyado también en un menor interés de los inversores por el sector inmobiliario, sector que en años anteriores había copado buena parte del ahorro nacional.

Nosotros coincidimos con el consenso de los analistas, y lo hacemos también en el porcentaje de avance. La bolsa va subir en el 2006. Es la mejor alternativa para los próximos doce meses y aunque los resultados empresariales no serán el próximo año tan positivos como lo han sido éste, seguirán siendo buenos. Los tipos de interés subirán, pero lo harán moderadamente y el mercado no se resentirá. El petróleo, oscilará entre los 50 y los 70 dólares/barril y ese precio -aun siendo alto- está ya descontado en el parqué. Creceremos prácticamente lo mismo que este año y en todo caso por encima del 3%. El cambio dólar/euro oscilará entre 1,15 y 1,30, como lo ha hecho en el 2005. Habrá nuevas operaciones empresariales y los inversores penalizarán a las que compren y primarán a las compradas, pero eso será irrelevante desde el punto de vista de los índices. Los mercados de más riesgo -asiáticos, latinoamericanos y emergentes- volverán a ser los más rentables y, probablemente, Europa se comporte mejor que España, EE. UU. mejor que Europa y Japón mejor que EE. UU.

El menor recorrido de nuestros mercados en este 2006 -algo en lo que también coinciden todos los expertos- debería hacernos especialmente selectivos. Huir de los valores menos líquidos. Apostar por los grandes más rezagados (especialmente por Telefónica), apoyarnos en los sectores más beneficiados por la subida de tipos de interés (prioritariamente los bancos), y comprar compañías cíclicas, de crecimiento y preferiblemente relacionadas con materias primas.

¿Valores para entrar? Telefónica y Repsol. También nos gustan TPI, Gamesa, BBVA, SCH, Ence, Acerinox, Inditex, Ercros, Viscofán y Telepizza. Poco recorrido para eléctricas y constructoras y previsible corrección para inmobiliarias y tabaqueras. Fuera, la recomendación es posicionarse, siempre vía fondos, sobreponderando emergentes y apostando con fuerza por el Nasdaq.

Muy probablemente el 2006 va a ser también alcista, pero lo va ser menos y además, lo va a ser mucho más selectivo. El Ibex, si excluyéramos a Telefónica, rozaría hoy sus máximos históricos, y eso debe invitarnos a extremar la cautela. La misma cautela de quienes en estos últimos meses han disparado la cotización del oro a su precio más elevado de los últimos 25 años. Habrá que estar dentro... pero con un pie fuera.



Vocento