hoy.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo
PROVINCIA DE CÁCERES
Caceres
«Papuchi desayunaba todos los días churros, y fíjate cuánto ha durado»
Francisco Javier Barrantes ha heredado de su padre la profesión de churrero. La familia regenta en el popular barrio de Llopis Ivorra desde hace más de 25 años el bar-churrería Barrantes, al que acuden ciudadanos de la zona y de otros puntos de la ciudad. «La churrería aún es más antigua, la cogimos en un traspaso y el anterior propietario todavía hacía los churros calentando el fuego con leña. Nosotros la modernizamos», explica Javier

-¿Es fácil hacer churros?

-No, hay que aprender. No porque te digan los ingredientes se saben hacer, hay que tener un buen maestro que esté contigo al principio, y yo he tenido un buen maestro que ha sido mi padre.

-¿En qué radica la dificultad?

-Pues las harinas, por ejemplo, suelen ser diferentes, según la que utilices tienes que hacerlo de una manera o de otra. También influye mucho la temperatura, no es lo mismo hacer churros en julio con 40 grados que ahora en invierno. Hacer un buen churro es complicado, y aunque los ingredientes son los mismos, cada churrero tiene su truquillo.

-¿A qué hora abre la churrería?

-A la seis ya hay churros todos los días. Yo me levanto a las cinco de la mañana y luego me hecho una buena siesta.

-¿Y hay clientes tan temprano?

-Sí, sí, vienen taxistas, policías, gente del hospital, también jubilados, como han estado trabajando toda su vida, no saben qué hacer y se vienen.

-¿Pero no conviene abusar de los churros por la salud, no?

-Los ingredientes de los churros son sanos y muy básicos: aceite, harina... los churros son buenísimos, sino que se lo digan a 'Papuchi': desayunaba todos los días dos churros con café, y fíjate cuánto ha durado.



Vocento