hoy.es
Lunes, 2 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
Lo+visto
El tiempo
PROVINCIA DE CÁCERES
Caceres
Dudas entre los fumadores en el primer día sin tabaco en los bares
La mayoría de los establecimientos de menos de cien metros permiten los cigarrillos, como estaba previsto La pregunta más repetida fue si podían o no entrar los niños en locales donde está permitido el humo
A diez minutos para el mediodía, en la barra del Gran Café, en la calle San Pedro de Alcántara, cuesta encontrar un hueco suficiente como para tomar un cortado con una ración de churros. En el primer día del año, la conversación estrella no son las campanadas de La Primera ni los interminables programas de variedades posteriores, ni la resaca ni las melopeas que cualquiera se ha cruzado de camino a la cafetería.

Domina las tertulias la Ley 28/2005, o sea, la del tabaco. Entre la veintena larga de clientes que ocupan toda la barra, no hay uno sólo que tenga un pitillo en la mano o entre los labios. A tres taburetes de un par de jóvenes con el nudo de la corbata deshecho y caña en mano, un jubilado saca el paquete y enciende un cigarrillo. Con el mechero aún entre los dedos, el camarero le da el alto: «No puede usted fumar aquí -le informa-. La zona de fumadores está en aquella parte del local».

A fumar, a la calle

Ese diálogo se repitió ayer en unos cuantos establecimientos hosteleros de Cáceres. Dentro de 365 días, en los anuarios del año 2006, en la página dedicada al 1 de enero, la noticia con las letras más grandes será la ley del tabaco, y la foto que la ilustre recogerá algo parecido a esa escena.

Desde ayer, lo más fácil para el que guste de la nicotina y el alquitrán es darse un paseo o quedarse en casa.

Si entra en un bar, debe buscar el letrero en el que se especifica si está en un espacio sin humo o si por contra, tiene libertad para dar las caladas que quiera. Como el resto de España, desde la capital más grande hasta el pueblo más pequeño, Cáceres vivió el día uno del año uno sin tabaco. Y si hay que elegir una palabra para definir cómo transcurrió la jornada, esa es 'dudas'.

«¿Puedo entrar con mi hijo en un bar en el que se puede fumar?». «¿Dónde está el cartel? Camarero, ¿puedo encender el cigarrito?». ¿Y la máquina de tabaco? No está donde estaba».

Las dos opciones

La mayoría de los establecimientos hosteleros de la provincia con menos de cien metros cuadrados -los que tenían que elegir- han optado por permitir que sus clientes fumen. Los que superan esa superficie están obligados a reservar un espacio en el que esté prohibido, y si así lo quieren, otro reservado para los amantes del cigarrillo.

Es el caso del 'Gran Café', un 'espacio sin humo', tal como deja bien claro un cartel situado en la puerta. Fumar está prohibido en la zona de la barra, y el humo sólo domina el aire en el patio interior cubierto, zona reservada a los que gustan del cigarro. Esta estancia está aislada del resto del establecimiento, y cada vez que un camarero entra o sale con la bandeja, para llevar o retirar alguna consumición, tiene la precaución de cerrar la puerta. Cualquier nariz más o menos avispada percibirá nada más entrar en ese salón reservado a fumadores que efectivamente, ahí hay cigarrillos encendidos. Además, otro papel pegado al cristal de la puerta lo deja bien claro: 'Zona habilitada para fumar' Prohibida la entrada a menores de 16 años'.

Esta leyenda ayuda a aclarar una cuestión fundamental: ¿dónde pueden entrar los niños?

En los locales inferiores a cien metros cuadrados donde esté permitido fumar pueden entrar siempre que vayan acompañados de adultos. Sin embargo, si sus padres eligen un local más grande, dividido en zona para fumadores y área para los que no, los menores de 16 años sólo podrán estar en el espacio libre de humo, y en ningún caso en aquel en el que hay nicotina, aunque vayan con mayores.

Otra novedad obligada por la ley es que donde no se fuma, no se vende. Esto significa que en las zonas libres de humo no puede haber máquinas de tabaco, o lo que es lo mismo, si estamos en un bar con más de cien metros cuadrados que tiene zona reservada para la nicotina, es ahí y no en otro lugar donde tendremos que buscar la expendedora.



Vocento