El asesino de la maleta quedó con su víctima en una aplicación de citas para móvil

Un policía nacional junto a la puerta del edificio donde el narcotraficante sueco asesinó al subinspector Blas Gámez.
Un policía nacional junto a la puerta del edificio donde el narcotraficante sueco asesinó al subinspector Blas Gámez. / IRENE MARSILLA

Un compañero de prisión del descuartizador asegura que sufría un trastorno bipolar y tenía problemas con la medicación

J. MARTÍNEZ / M. GUADALAJARA

Una conocida aplicación para teléfonos móviles que permite contactar con usuarios desconocidos se convirtió en una trampa mortal para Albert F., el peluquero asesinado a cuchilladas y descuartizado en un piso de la calle Sueca en Valencia. La víctima quedó el domingo por la noche con Pierre Danilo Larancuent, un narcotraficante sueco que ocultó su pasado delictivo y sus problemas mentales al hombre que acababa de conocer en una red geosocial destinada al público gay.

Los usuarios que tienen instalada en su móvil esta aplicación pueden localizar y comunicarse con otros hombres homosexuales y bisexuales que se encuentran en las proximidades. Según las investigaciones policiales, Albert F. acudió a la vivienda de Pierre Danilo Larancuent en Ruzafa tras una cita a través de esta red que tiene más de cuatro millones de usuarios en 192 países.

Tras reconstruir las últimas horas de vida del peluquero, los agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional continúan las investigaciones para localizar los restos que faltan del cadáver. Como ya informó LAS PROVINCIAS, el torso de la víctima fue hallado en la medianoche del lunes en una maleta abandonada por el narcotraficante sueco junto a dos contenedores en la avenida de Peris y Valero.

Todo parece indicar que Pierre Danilo pudo arrojar la cabeza y las extremidades a otro contenedor de basura en el barrio de Ruzafa, ya que hay dos personas que aseguran haber visto sendas maletas sospechosas en la tarde del lunes. Una vecina afirma que vio cómo el asesino arrastraba una valija minutos después de las 20 horas en la avenida de Peris y Valero, y otra mujer sostiene que vio la maleta sobre las seis de la tarde junto al carril bici al lado de una juguetería, donde fueron hallados pocas horas después los únicos restos mortales de la víctima.

La familia de Albert F. ha pedido a la policía que no deje de buscar las otras partes del cadáver para poder enterrarlo y cerrar el duelo. La policía acudió el martes por la mañana a la planta de reciclaje de residuos sólidos de Manises para buscar los restos humanos que faltan. Los trabajadores del centro de reciclaje colaboraron con los agentes y encontraron algunos huesos, pero correspondían a un cerdo.

Trastorno bipolar

El triple asesino Richard A. Nilsson, compañero de prisión del autor del crimen de la maleta, está cobrando protagonismo desde la prisión sueca donde se encuentra encarcelado y se ha convertido en una pieza más del rompecabezas macabro. Nilsson manifestó ayer en un correo electrónico dirigido a LAS PROVINCIAS que Pierre Danilo «sufría un desorden bipolar», y esto «explica cómo todo habría ido tan mal». El reo condenado a cadena perpetua mantenía una relación de amistad con el narcotraficante sueco, que se inició en prisión y se reforzó con la publicación de dos novelas policíacas firmadas por los dos reclusos.

Nilsson afirmó a la revista 'Magasinet Paragraf' que Pierre Danilo tenía problemas psicológicos. «Hablé con él por teléfono el martes y sé que hubo problemas con el ajuste de la medicación», asegura según las declaraciones que le atribuye este medio de comunicación.

El descuartizador de Ruzafa conoció a varios narcotraficantes a través de los contactos que tenía en Latinoamérica. Su padre nació en la República Dominicana y su madre en Suecia. Según las investigaciones de Interpol, Pierre Danilo creó un grupo delictivo para introducir drogas en Europa y Estados Unidos. Todo ello sin moverse de Gotemburgo. Los miembros de la red utilizaban móviles con tarjetas de prepago, y el narcotraficante sueco organizaba y dirigía el envío y la venta de grandes cantidades de 'éxtasis'.

La policía consiguió detenerlo tras una ardua investigación con escuchas telefónicas. Entre 2001 y 2003, los investigadores desmantelaron la red de narcotráfico que dirigía Daniel Andersson, su nombre antes de cambiarse el apellido en 2011. Según la prensa sueca, el doble asesino, que fue encarcelado en 2004 cuando tenía 23 años, estaba casado y su hijo tiene ahora cinco años.

En su novela negra 'Con la muerte como sombra', el asesino apuñala a sus víctimas con una cruz en el corazón, un método que mantiene en vilo a la policía. En Valencia, la realidad superó a la ficción y Pierre Danilo mató a cuchilladas a un peluquero y un subinspector de la Policía Nacional.

Fotos

Vídeos