Puigdemont no consigue atraer a Catalunya en Comú al referéndum unilateral

Carles Puigdemont./EFE
Carles Puigdemont. / EFE

Los comunes consideran que la consulta del 1-O será como un nuevo 9-N o una especie de movilización pero no una votación vinculante

CRBarcelona

"Su hoja de ruta no es nuestra hoja de ruta". Con esta palabras ha resumido Xavier Domènech, coordinador general de Catalunya en Comú, el resultado de la reunión que ha mantenido esta mañana con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras. El objetivo del Gobierno catalán era tratar de atraer hacia sus tesis en relación al referéndum unilateral a los comunes, que se muestran críticos con la consulta de Puigdemont si no tiene el aval internacional ni efectos jurídicos. Según Domènech, la votación que la Generalitat está en disposición de celebrar, pues no cuenta con el reconocimiento ni de Madrid ni de Bruselas, es más bien un nuevo 9-N o una movilización que un referéndum vinculante. "Esto tiene más aspecto de 9-N que del referéndum que necesita Cataluña", ha apuntado el colíder de los comunes, junto a Ada Colau. Catalunya en Comú aun tiene que decidir su posición oficial (lo hará el 8 de julio) respecto al referéndum, pero de momento podrían dar apoyo a la movilización y llamarán a su militancia a participar, como hizo Iniciativa per Catalunya en el 9-N, pero sin considerar la votación un referéndum con todas las garantías exigibles ni efectos jurídicos. "Estaremos en cualquier movilización a favor del derecho a decidir", ha expresado Domènech.

Los comunes, a pesar de las discrepancias con los secesionistas, se han mostrado dispuestos a seguir hablando, como consecuencia del "bloqueo" que a su juicio practica el Gobierno central contra la consulta pactada y el recurso a la "represión judicial". Domènech ha revelado que Puigdemont y Junqueras le han avanzado buena parte de los detalles sobre la organización y las garantías democráticas del referéndum, que la Generalitat dará a conocer el 30 de junio.

Desde el Gobierno catalán han valorado como positiva la reunión y se han mostrado confiados en que encontrarán la fórmula para que los comunes se sumen al frente del referéndum unilateral. Ninguna de las dos partes ha comparecido desde el interior del Palau de la Generalitat, sino fuera, como suele ser habitual en este tipo de encuentros. "Convencidos de que en la defensa de la democracia, la defensa de la participación y el derecho a decidir encontraremos los espacios para trabajar juntos", ha expresado Oriol Junqueras.

.

Fotos

Vídeos