La inmigración en España vuelve a patrones de antes de la crisis

Numerosos viajeros esperan a facturar su maleta en el aeropuerto Madrid-Barajas./EFE
Numerosos viajeros esperan a facturar su maleta en el aeropuerto Madrid-Barajas. / EFE

El año pasado llegaron 420.000 inmigrantes, una cifra un 22 % superior a la de 2015 y un máximo histórico solo rebasado entre 2007 y 2008

EFEMadrid

El año pasado llegaron a España 420.000 inmigrantes, una cifra un 22 % superior a la de 2015 y un máximo histórico solo rebasado entre 2007 y 2008, lo que supone el retorno a la "normalidad" de la inmigración en nuestro país con una "progresiva vuelta a los patrones precrisis".

Son algunas de las conclusiones de los autores del Anuario CIDOB de la Inmigración 2017, que ha sido presentado hoy y que bajo el título "La inmigración en el ojo del huracán", analiza el auge de los populismos en el mundo y sus discursos contrarios a los fenómenos migratorios y las tragedias que se ciernen en torno a estas personas.

La cifra récord de 2016, y su tendencia al alza confirmada este jueves por el INE, que sitúa el número de entradas de personas procedentes del extranjero en 237.115 en el primer semestre de este año, indica que "la crisis ha terminado" y que ese cambio de ciclo "se traslada también" al flujo migratorio, según ha explicado uno de los autores científicos del informe durante su presentación, Ramón Mahía.

"Volvemos y es probable que volvamos a recibir grandes volúmenes de inmigración" según vaya mejorando la situación económica, ha augurado Mahía, que ha subrayado que no deben considerarse "raras" cifras de entradas que alcancen o superen el medio millón.

Pero, a diferencia de los que llegaron a España hace algo más de una década, los inmigrantes de hoy proceden de reagrupaciones familiares o bien son nacionalizados españoles que retornaron a sus países y que ahora vuelven a emigrar.

Un fenómeno, el de la reinmigración, "destacable y probable que veamos incrementarse en adelante", ha señalado.

De ahí que sus necesidades no sean las mismas que las de los primeros inmigrantes, ya que se trata de ciudadanos españoles, y aunque Mahía cree que no se requerirán cambios del marco normativo, este fenómeno y sus nuevas demandas precisarán "algunos ajustes".

«Nuevos inmigrantes»

Sin embargo, entre los 420.000 extranjeros que llegaron, 63.000 tenían nacionalidad española y, de ellos, el 7 % nacieron en el extranjero, frente al 2 % de hace una década; los otros 357.000 son los denominados "nuevos inmigrantes", que sí tienen perfiles similares a los de hace diez años, puesto que se mueven atraídos por motivos económicos y laborales.

El desafío principal que genera este grupo es el de la igualdad respecto a los nativos en el acceso al mercado laboral, ha puntualizado otro de los autores del anuario, David Moya, que ha abogado por centrar los esfuerzos en recuperar los mecanismos de integración que se han ido perdiendo como consecuencia del pensamiento de que la inmigración era ya "estable y madura".

A ello se une que "España está desaprovechando la oportunidad que brinda la inmigración altamente cualificada", y ello por un "grave error en el diseño y la aplicación de la política laboral", de forma que es el país de Europa donde menos ha crecido este colectivo, que representa apenas un 2,5 % del total de inmigrantes, según señalan los autores en el informe.

El estudio rompe con la teoría del efecto llamada: "Ni la literatura empírica confirma la existencia de un efecto imán, ni las características del Estado del bienestar español parecen ser las más adecuadas para ejercerlo con intensidad", subrayan antes de desmontar otro "mito", y es el de la sobreutilización de los servicios públicos por parte de los inmigrantes.

"Pese a tener rentas menores, tienen menor acceso a las prestaciones sociales monetarias", hasta un 4,7 % menor, zanjan.

Todo ello en medio de lo que han denominado la "atonía normativa" que ha caracterizado la política migratoria y de asilo del periodo analizado, en el que se ha optado por un perfil "cuasi técnico o de tipo gerencial" y apenas se ha legislado incluso cuando era preceptivo hacerlo en asuntos como el reglamento de la Ley de Asilo.

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos