Mónica Oltra sufre un escrache en su casa por un grupo de extrema derecha

Mónica Oltra. / Efe

La vicepresidenta del Gobierno valenciano asegura que «los fascistas» le han mandado un mensaje «bien claro», que saben dónde vive y que pueden hacerle daño no solo a ella, sino a su familia

REDACCIÓNValencia

Varios miembros del partido de ultraderecha España 2000 han cometido un escrache ante el domicilio de la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, con cánticos y una pancarta a favor de la unidad de España, y lo han retransmitido en directo a través de una red social.

Les Corts lo ha denunciado a través de su cuenta de Twitter. En el escrache, como ese partido define la acción llevada a cabo anoche, puede verse a varias personas tras una gran bandera de España con las caras tapadas con máscaras de la película 'Scream' mientras uno de ellos corea lemas y cánticos populares a través de un megáfono.

El jefe de gabinete de Oltra ha grabado con su teléfono móvil esta acción de acoso y en su vídeo identifica a la persona que lleva ese megáfono como José Luis Roberto, líder de España 2000 en Valencia.

Oltra denunciará el escrache

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha asegurado este jueves que denunciará el escrache que padeció en la noche del miércoles, un "episodio de intento de intimidación por parte de unos fascistas", ha dicho, que no tienen cabida en la democracia. "Ayer vinieron a por mí, pero mañana pueden ir a por cualquiera; si no frenamos al fascismo, al final se apodera de todo y, lamentablemente, en la historia hay ejemplos de esto", ha advertido.

Así se ha pronunciado Oltra en declaraciones a los medios a las puertas de las Corts Valencianes, donde se celebra la sesión de control al presidente de la Generalitat, en las que ha explicado cómo vivió ese escrache, que a su juicio tenía un mensaje claro: "Sabemos dónde vives y sabemos dónde está tu familia, es un mensaje intimidatorio de que yo sepa que nos pueden hacer daño".

Oltra ha explicado que un grupo de "fascistas" se plantó en la puerta de su casa con máscaras tapándose la cara y en un principio pensaron que "tenía que ver con Halloween" y, de hecho, hizo un comentario a su hijo sobre cuánto se estaba adelantando esta fiesta. No obstante, ha proseguido: "No fue Halloween, cuando empezaron a desplegar la bandera española y a poner el himno y a Manolo Escobar me di cuenta de que era un acto intimidatorio de los fascistas". Así, apartó a sus hijos de la ventana y apagó las luces.

Al menos doce miembros de la ultraderecha han sido detenidos por la Policía desde la semana pasada como consecuencia de la investigación abierta tras los incidentes y agresiones que cometieron el 9 d'Octubre, Día de la Comunitat Valenciana, cuando reventaron la manifestación nacionalista y de izquierdas que iba a desarrollarse como cada año por el centro de Valencia.

Fotos

Vídeos