Ciudadanos abandona la comisión territorial y carga contra el PSOE

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. / J.J. Guillén (Efe)

«No vamos a legitimar la nación de naciones ni las ocurrencias de Sánchez», dice Rivera tras apenas tres meses de comparecencias

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Ciudadanos ha dado hoy la que puede ser la estocada definitiva a la comisión para la evaluación del sistema autonómico, la gran apuesta con la que el PSOE pretendía abrir paso a una reforma en profundidad de la Constitución para, entre otras cosas, abordar el encaje de Cataluña en España. Albert Rivera ha aprovechado su intervención semanal ante el grupo parlamentario de su partido en el Congreso para anunciar que abandonan el grupo de trabajo tras tan sólo dos meses y medio después de comparecencias.

La comisión, concesión de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez a cambio de su apoyo a la aplicación del artículo 155 en Cataluña, nació ya herida, el pasado otoño, por la negativa de los independentistas catalanes, los nacionalistas vascos y Podemos a participar en ella. Además, antes de que se produjeran las primeras comparecencias –las de los llamados ‘padres de la Constitución’ Miquel Roca, José Pedro Pérez Llorca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón- el PP ya advirtió a los socialistas de que los trabajos no tendrían por qué terminar en una reforma de la Carta Magna y de que su intención era más bien buscar mecanismos de mejora de la cooperación institucional. Una posición que avalaron los tres viejos ponentes constitucionales.

Las aportaciones de estos expertos, poco entusiastas con la idea de abrir el melón territorial, llevó al principal partido de la oposición a ser más celoso a la hora de escoger comparecientes. «No más ex», dijo la vicesecretaria general del PSOE y portavoz en la comisión, Adriana Latra, durante una de las reuniones de la Mesa en la que se decidía sobre el calendario. Ciudadanos se queja ahora de que esa actitud les privará de oír las posiciones de socialistas que «han hecho mucho por este país» como el exvicepresidente Alfonso Guerra, el expresidente de Castilla-La Mancha y del Congreso José Bono, el expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra o el expresidente del Senado Juan José Laborda, que no comparten el discurso del actual secretario general del PSOE.«¡Ya está bien –ha alegado Rivera-, es que no escuchan ni a los suyos!».

El presidente de Ciudadanos sostiene que su partido estará en una reforma constitucional «seria» que impulse cambios institucionales, garantice derechos sociales, aclare las competencias autonómicas y del Estado, elimine aforamientos o reforme el Senado, pero argumenta que la comisión territorial no es el foro adecuado. «Para legitimar la nación de naciones y las ocurrencias de Sánchez no estaremos», ha insistido. «El sectarismo no puede apoderarse del Parlamento y nosotros no vamos a colaborar para que traiga aquí a los nacionalistas o a los que legitiman su tesis y para expulsar a los socialistas que sí son constitucionalistas y que defienden un modelo autonómico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos