Hoy

Rajoy advierte a ETA de que no conseguirá nada a cambio del desarme

video

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Vitoria. / Zipi (Efe) | Vídeo: Atlas

  • Sostiene que “lo más eficaz” para acabar con la organización terrorista es no ceder a ninguna de sus demandas

Mariano Rajoy ha avisado a ETA de que no piense que a cambio de su anunciado desarme va a conseguir alguna concesión por parte del Gobierno. “No habrá nada a cambio de nada”, ha señalado con rotundidad en la clausura del congreso del PP en el País Vasco que se ha celebrado en Vitoria.

El jefe del Ejecutivo ha explicado que los terroristas “ya saben lo que tienen que saber”, y conocen que la disposición del Gobierno a ceder, por ejemplo, en política penitenciaria es nula. Lo que tiene que hacer ETA, ha añadido, es “terminar ya” y “poner fin a esto de una vez”. El “enésimo” anuncio de desarme, ha apuntado, le parece “bien”, pero lo que de verdad tendría relevancia es “la disolución” de la organización.

Rajoy ha insistido en que no va a moverse ni un milímetro de su posición de firmeza y aplicación estricta de la ley sin ceder a las demandas que llegan desde el mundo nacionalista y de la izquierda abertzale para una flexibilización de la estrategia de dispersión de los más de 300 presos de ETA y su alejamiento del País Vasco. Su estrategia ha demostrado ser, a su entender, “justa y democrática” así como la más respetuosa con las víctimas del terrorismo, pero sobre todo ha probado ser “la más eficaz” para acabar con la organización terrorista y, por tanto no la va a modificar.

También ha dado a entender que en esa aplicación rigurosa de la ley no va a facilitar el desarme y ha confiado en que el Gobierno de Francia también “aplicará la ley”. El plan de ETA es que un centenar de voluntarios civiles comuniquen a las autoridades francesas la localización de sus arsenales para que se hagan cargo de ellas a fin de que el 8 de abril se haya completado el desarme de la organización terrorista.

«Hay víctimas y verdugos

Un día después del anuncio de la banda terrorista, la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que a ETA la han "derrotado" la democracia, los cuerpos de seguridad, la aplicación de la ley y la "fortaleza" de las víctimas y ha sostenido que debe ser "el relato de la democracia", de las víctimas y de la "gente de bien", el que marque los próximos años.

En la misma línea, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha reiterado que lo único que le queda a la banda es disolverse totalmente y desarmarse, pero sobre todo, "que se arrepientan, pidan perdón y que paguen las deudas con las víctimas". Zoido ha valorado que la política antiterrorista no ha cambiado en los últimos años, por lo que no tienen que hacer "ninguna valoración del gesto que acaba de hacer la banda", y ha subrayado que el desarme es el que están consiguiendo los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Asimismo, ha recordado a los agentes asesinados por ETA y ha recordado la importancia del respeto hacia las víctimas, porque "no se puede olvidar jamás que hay víctimas y verdugos".

La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha pedido por su parte que, además del anunciado desarme, se dé la disolución de la organización. "Es la confirmación de que hace cinco años la democracia española venció al terrorismo, a la violencia y a las armas (...) ahora lo que merecemos todos los ciudadanos de este país es que, junto con la entrega de armas, se disuelvan".

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido al Gobierno "sentido común y altura de Estado", y ha subrayado que la excepcionalidad en lo que se refiere a la política penitenciaria ha dejado de tener sentido.