Hoy

Rajoy avisa a la oposición de que su no al decreto de la estiba rompe las reglas del juego

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy. / Efe
  • Asegura que el Parlamento de un "gran país" como España "no puede decir por mayoría que no quiere cumplir una sentencia de los tribunales europeos"

El presidente del Gobierno y presidente del PP, Mariano Rajoy, ha advertido este viernes a la oposición de que su 'no' al real decreto ley de la estiba "rompe las reglas del juego" porque el Parlamento de un "gran país" como España "no puede decir por mayoría que no quiere cumplir una sentencia de los tribunales europeos". A su entender, eso afecta al "prestigio" y al "crédito" de España.

Así se ha pronunciado un día después de que el PP haya perdido la votación de convalidación en el Congreso del real decreto para reformar el sector de la estiba portuaria, tras recibir 175 votos en contra (PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís, EH Bildu, Coalición Canaria y Nueva Canarias) frente a los 142 votos a favor que han sumado el PP, PNV y sus socios electorales de UPN y Foro Asturias. Por su parte, Ciudadanos al final optó por la abstención.

En su intervención en el 16 Congreso del PP de Madrid, Rajoy ha afirmado que no iba a "reprochar nada a nadie", "ni ahora ni en adelante", pero ha resaltado que el Parlamento de un "gran país" de la UE "no puede decir por mayoría que no quiere cumplir una sentencia de los tribunales europeos". Según ha subrayado, ése no es un "problema" del Gobierno sino de España.

"La mano del Gobierno sigue tendida"

Tras asegurar que no quería entrar en el fondo del asunto, aunque cree que "se las trae", ha afirmado que decir que España "no quiere cumplir las resoluciones de un tribunal europeo" supone romper las "reglas del juego", tanto "las reglas de juego europeas como las del sentido común". "Y eso afecta a muchas cosas, entre otras, al crédito, a la imagen y al prestigio de nuestro país"; ha aseverado.

Rajoy ha afirmado que la "mano" del Gobierno sigue "tendida" y hará "todos los esfuerzos que haya que hacer" --como "ya" ha "hecho" el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna--, pero ha insistido en que no se le puede pedir al Ejecutivo que el mensaje que transmita a Europa sea que las resoluciones de los tribunales europeos no se cumplen. "Eso no es algo que corresponda al ser español ni a lo que es nuestro país en el conjunto de la UE", ha enfatizado.