Hoy

Tres magistradas para una sentencia histórica

Samantha Romero (i) y Rocío Martín, a su salida de la Audiencia de Palma.
Samantha Romero (i) y Rocío Martín, a su salida de la Audiencia de Palma. / Cati Cladera (Efe)
  • Samantha Romero, Eleonor Moyà y Rocío Martín fueron conscientes desde el primer momento de que les había tocado dirigir la vista oral más mediática de la historia de España

Ellas fueron concientes desde el primer momento de que este no era un juicio más. Que probablemente les había tocado dirigir la vista oral más mediática de la historia de España. Tres mujeres muy discretas, que han logrado llevar con el mayor de los sigilos la redacción y debate de una sentencia histórica.

Samantha Romero. Presidenta

La magistrada que daba miedo en sala

Durante los 163 días que duró el juicio del ‘caso Nóos’, fueron contadas las ocasiones en las que Samantha Romero sonrió. La presidenta y ponente de la setencia dirigió con mano de hierro la larguísima vista oral y no permitió que en ningún momento se le fuera de las manos. Cortó de forma radical los intentos del defensor de Diego Torres, el siempre heterodoxo Manuel González-Peeters, por intentar embrollar a la sala. Pero tampoco le tembló el pulso a la hora de abroncar (incluso de enfrentarse abiertamente) con el fiscal Pedro Horrach. De 44 años, esta palmesana, con tan solo tres años de carrera judicial, consiguió no solo que se cumpliera el calendario de este juicio, sino también el reto de que no se filtrara el fallo. Romero fue la juez que sustituyó a última hora al magistrado Juan Pedro Yllanes, ahora diputado en el Congreso por Podemos.

Eleonor Moyà. Jueza

La mano derecha de Samatha

Eleonor Moyà, ‘Nora’, apenas conocía a Samantha Romero antes del inicio del juicio. No eran íntimas, pero los meses sentadas codo con codo han terminado por hacerlas muy amigas, según fuentes de su entorno. Moyà, durante la vista oral, se convirtió en la mano derecha de la presidenta. Y, aseguran personas que las conocen, también ha hecho piña con Romero en cuestiones polémicas del fallo frente al parecer de la tercera magistrada, Rocío Martín. Está considerada como una «brillante criminalista» y, sobre todo, tiene fama de ser muy minuciosa en las sentencias, evitando cualquier fleco para el recurso. Una herencia, quizás, de su época de abogada de éxito. Durante el juicio, como Martín, estuvo en todo momento a la sombra de Romero, sin una sola discusión pública.

Rocío Martín. Jueza

La más dura del tribunal

Dicen en Palma que Rocío Martín ha sido la más dura de las tres durante el largo debate de la sentencia del ‘caso Nóos’. Ella ha sido, según diferentes fuentes, la que más ha presionado para elevar las condenas, aunque se desconoce si ha tenido éxito. Martín, tiene la vitola de juez «implacable» con la corrupción. Antes del ‘caso Nóos’ era conocida en la carrera judicial porque de su puño y letra salió una de las sentencias más duras que se recuerdan en España contra la corrupción política. Martín fue la ponente del denominado «caso Escala» o «Colacao», en el que la Audiencia de Palma impuso en julio de 2003 un total 16 años de cárcel al exconsejero balear de Comercio, Industria y Energía Josep Joan Cardona. Aquella sentencia, luego confirmada por el Supremo, fue en su momento la más elevada condena por corrupción en las islas.