Hoy

El profesor de Almería que tomó imágenes de alumnas desnudas acepta 5 años y medio de cárcel

  • J.J.G.G. ha aceptado una pena de 2 años y medio de prisión por un delito continuado de abusos sexuales y seis meses más por cada uno de los seis delitos contra la integridad moral calificados por el fiscal

El profesor que impartía clases particulares en Almería y tomó imágenes y vídeos en los que aparecían varias de sus alumnas desnudas, ha aceptado hoy penas que suman 5 años y medio de prisión por un delito continuado de abuso sexual y otros seis delitos contra la integridad moral.

J.J.G.G., quien se dedicaba profesionalmente a dar clases particulares de matemáticas y otras materias en una localidad de la comarca del Levante almeriense, ha mostrado su conformidad con dichas penas después de que el fiscal rebajase su petición inicial de 32 años y 3 meses de cárcel.

Fuentes judiciales han informado a Efe de que gracias a la reforma del Código Penal, los delitos de elaboración de material pornográfico infantil de los que era acusado han sido sustituidos en en este caso por delitos contra la integridad moral.

De esta forma, J.J.G.G. ha aceptado una pena de 2 años y medio de prisión por un delito continuado de abusos sexuales y seis meses más por cada uno de los seis delitos contra la integridad moral calificados por el fiscal, durante la vista oral celebrada ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería.

A pesar de la rebaja en las penas de prisión, el fiscal ha mantenido intactas las solicitudes para que se prohíba al profesor aproximarse a menos de 200 metros y comunicarse con las víctimas, se le inhabilite para el ejercicio de la enseñanza por un periodo de seis años y que se le imponga la medida de libertad vigilada con prohibición de residir en el municipio en el que ocurrieron los hechos durante diez años.

Asimismo tendrá que participar durante este tiempo en un curso de educación sexual y abonar indemnizaciones en concepto de daños morales a una de las menores afectadas con 12.000 euros, a otra con 10.000 y a otras dos con 3.000 euros.

Según la calificación del fiscal, a la que ha tenido acceso Efe, el acusado tenía "constante contacto y ganada confianza de sus alumnos" gracias a esta actividad, ya que pasaba con ellos "muchas horas a solas".

Así, indica que al menos durante el verano de 2014 cometió esta serie de delitos, con "fines exclusivamente libidinosos" y a pesar de tener "perfecto conocimiento" de que las víctimas, cuatro chicas y un chico, eran menores de edad.