Hoy

La exmujer de Correa dice que firmaba lo que le pedía su marido sin mirar

Carmen Rodríguez Quijano, exmujer de Francisco Correa.
Carmen Rodríguez Quijano, exmujer de Francisco Correa. / Fernando Villar (Efe)
  • Carmen Rodríguez Quijano fue administradora de Special Events, la empresa del cabecilla de la trama Gürtel que organizó multitud de actos para el PP

Carmen Rodríguez Quijano, exmujer de Francisco Correa, ha afirmado hoy que accedió a figurar como administradora de dos empresas de la trama Gürtel porque así se lo pidió su marido, y lo único que hacía era firmar lo que él le pedía sin mirar de qué se trataba.

"No le di mayor importancia; me lo pidió y en ese momento no sabía todo lo que puede conllevar; la verdad es que confié y lo hice", ha afirmado a preguntas de la fiscal sobre por qué aceptó ser administradora de la agencia de viajes de la trama, Pasadena, que pagó viajes a políticos como comisiones a cambio de interceder en contratos públicos.

Quijano también fue administradora de Special Events, la empresa de Correa que organizó multitud de actos para el PP, y accedió a ello por el mismo motivo.

Lo único que hacía respecto a esas sociedades, ha dicho, es firmar los "libros de actas". "Me llamaba mi exmarido, yo bajaba, lo firmaba y me iba", ha apuntado, ante lo que la fiscal le ha preguntado: "¿Lo firmaba sin ver de qué se trataba?". "Sí", ha respondido.

Preguntada si conocía a los trabajadores de las empresas y otros detalles de las mismas, la acusada no ha sabido responder a la fiscal. "No he sabido nunca los nombres de las empresas, era un poco lío para mi, ¿sabe lo que le quiero decir?", le ha hecho saber.

La fiscal también le ha preguntado si, como administradora de Pasadena, sabía si Alberto Bárcenas Gutiérrez, hermano del extesorero del PP Luis Bárcenas, trabajó en esa empresa, a lo que ha respondido que no le conoce.

En cuanto al extesorero, ha dicho que sabía que en esa época era el gerente del PP y ha admitido que le vio en alguna ocasión y que coincidió en cenas con él, aunque no le consideraba amigo porque no ha tenido casi trato.

En cuanto a su esposa, Rosalía Iglesias, ha dicho: "A lo mejor hemos ido a alguna cena, la conozco, pero nada más" y, a preguntas de la fiscal, ha especificado que se trataba de cenas de grupo a las que no "asistía siempre" porque no eran gente de su entorno.

Quijano ha sido la primera acusada en declarar en el llamado "bloque Majadahonda" del macrojuicio de Gürtel y se enfrenta a una petición fiscal de 35 años y 7 meses de cárcel por haber participado en las actividades de su exmarido en este municipio.

La acusada trabajó en el consistorio de 2001 a 2005 y fue directora de gabinete de la Alcaldía, contratada, ha explicado hoy, por el propio exalcalde Guillermo Ortega.

Dentro de sus funciones, le competía organizar actos públicos, la representación protocolaria del alcalde y la gestión presupuestaria de todos los gastos relativos a comunicación y publicidad de cualquier Concejalía.

Según la Fiscalía, Quijano medió para adjudicar contratos a las empresas de su marido, que pagaron a cambio en comisiones 723.692 euros para sufragar gastos del PP y otros 255.076 euros a Guillermo Ortega.