Hoy

Suárez evitó un referéndum sobre la Monarquía ante el riesgo de perder

Adolfo Suárez, en 1996.
Adolfo Suárez, en 1996. / Archivo
  • En una entrevista de hace 21 años, el expresidente se tapa el micrófono al ser preguntado por este momento histórico, «cuando la mayor parte de los gobiernos extranjeros pedían una consulta»

Adolfo Suárez evitó realizar un referéndum sobre Monarquía o República ante el temor de que la opción de don Juan Carlos no tuviera los apoyos suficientes. El primer presidente de la democracia se lo confesó a Victoria Prego en un fragmento nunca emitido de una entrevista concedida a Antena 3 y que desveló ayer ‘laSexta Columna’ en su programa ‘Noviembre de 1976: la segunda muerte de Franco’. El programa analizó cómo se logró la legalización de los partidos políticos y el restablecimiento de elecciones cuarenta años después de que el Congreso aprobará con abrumadora mayoría –435 de los 531 procuradores– la Ley de Reforma Política.

En la entrevista de hace 21 años, Suárez se tapa el micrófono al ser preguntado por este momento histórico «cuando la mayor parte de los gobiernos extranjeros me pedían un referéndum sobre Monarquía o República», explica el primer presidente de la democracia. «Hacía encuestas y perdíamos», añadía. Suárez señalaba a uno de los culpables de esta presión: «Era Felipe (González) el que les estaba pidiendo a los otros (a los gobiernos europeos democráticos) que lo pidieran».

Suárez encontró la solución al problema. «Entonces yo metí la palabra Rey y la palabra Monarquía en la ley y así dije que ya había sido sometido a referéndum», confesaba hace dos décadas el presidente Suárez. El movimiento político le salió a la perfección. El 18 de noviembre de 1976, la Ley de Reforma Política salía de las Cortes y menos de un mes después, los españoles eran convocados a las urnas. El 15 de diciembre de ese año, un 94% de los españoles que fueron a votar (77% del censo) aprobaron la ley, que entró en vigor el 4 de enero de 1977 y sirvió de herramienta legislativa para la Transición. Cuatro meses después, el 9 de abril, el Partido Comunista era legalizado.