Hoy

Puigdemont reivindica ante Felipe VI que el Estado escuche la voz de los catalanes

Felipe VI y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en un acto en Barcelona.
Felipe VI y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en un acto en Barcelona. / Quique García (Efe)
  • El Rey evita el proceso independentista en su visita a Barcelona

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha reivindicado esta noche ante el rey Felipe VI la celebración de un referéndum, sin citarlo, y ha criticado el maltrato que a su juicio el Estado español somete a Cataluña. Según Puigdemont, que ha coincidido con el jefe del Estado en la entrega de los premios empresariales que anualmente concede la patronal catalana Fomento del Trabajo, el Estado ha "negligido" de sus deberes en relación con Cataluña. El presidente de la Generalitat ha denunciado ante el monarca y ante la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la "judicialización de cualquier iniciativa política, especialmente las dirigidas a escuchar la opinión ciudadana". El Gobierno central, ha criticado, "no hace caso a la voz de sus ciudadanos, que es condición indispensable para poder tener un diálogo fructífero y un sistema legal de base democrática". El presidente de la Generalitat ha aprovechado la visita del monarca y la presencia de la vicepresidenta para reclamar "herramientas adecuadas" para el Ejecutivo catalán, como una "política fiscal propia" y que se resuelvan los problemas de infraestructuras.

El Rey, mientras, se ha felicitado de estar en Barcelona en un "día relevante para España", horas después de que en las Cortes haya tenido lugar la apertura solemne de la duodécima legislatura. No obstante, el jefe del Estado ha evitado en su discurso cualquier referencia al proceso independentista. Se trata del primer encuentro entre jefe del Estado y el presidente de la Generalitat desde que Carles Puigdemont se comprometió a convocar un referéndum en septiembre de 2017 tenga o no el visto bueno del Gobierno central. La visita de la vicepresidenta, por su parte, se ha producido dos días después de que el Gobierno catalán le instara a reunirse con el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, en Barcelona. "Estaré encantada" dijo la número 2 del Ejecutivo central, responsable de la carpeta catalana en el nuevo gabinete de Mariano Rajoy.

El Rey, en su alocución ante los más granado del empresariado catalán, se ha apoyado en el ejemplo de uno de los galardonados, Javier Godó, para destacar la "tradición empresarial catalana" que tiene "proyección y vínculos en toda España". "Una tradición que se basa en las más firmes raíces familiares", ha apuntado. Don Felipe ha instado al mundo de la empresa a que insista en la necesidad de seguir apostando por la internacionalización de la economía española. Y ha ensalzado la función de la empresa como "actor que crea empleo, que enriquece y transforma nuestro entorno social y ambiental y que lo cuida y respeta".

Por otro lado, el presidente de la patronal catalana, Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha reclamado un "diálogo reconciliador" entre los Gobiernos central y catalán para "encontrar el camino de la confluencia de Cataluña con España". El presidente de la patronal española, Juan Rosell, ha señalado que es la "hora de la política y de la concordia", y "tiempo de escuchar opiniones", "tiempo de prudencia y audacia".