Hoy

Cospedal estudiará aumentar el gasto en defensa pero reitera el compromiso con el déficit

El jefe del Ejecutivo y presidente del PP, Mariano Rajoy (d), junto a la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal (i).
El jefe del Ejecutivo y presidente del PP, Mariano Rajoy (d), junto a la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal (i). / EFE
  • Los 28 acuerdan aumentar la autonomía estratégica de la Unión y explorar la cooperación permanente estructurada

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha subrayado este lunes que "se va a estudiar" un aumento del gasto en defensa pero ha advertido que es algo que tendrá que decidir el Gobierno teniendo en cuenta su "compromiso" de "cumplir" los objetivos de déficit con la UE.

Así ha respondido la ministra al ser interrogada por si España aumentará al 2% de su PIB el gasto en defensa, como marca el objetivo de la OTAN.

Los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de la Unión Europea han acordado este lunes "acciones concretas" para "aumentar su autonomía estratégica" para materia de seguridad y defensa, entre ellas "explorar" el potencial de la cooperación estructurada permanente para reforzar la Política de Seguridad y Defensa Común (PSDC) y, para ello, piden que la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común, Federica Mogherini, "cuanto antes" les presente "opciones".

La cooperación estructurada permanente (PESCO, por sus siglas en inglés) es un instrumento previsto en el Tratado de Lisboa pero nunca utilizado hasta ahora, que permitiría a un grupo de países avanzar por su cuenta en el desarrollo y adquisición de capacidades de defensa o llevar a cabo una operación si se aprueba por una mayoría cualificada de países, un instrumento que España, Francia, Alemania e Italia han venido defendiendo explorar desde hace tiempo y son los países que están empujando el avance en la defensa europea.

Los Veintiocho han respaldado "explorar" esta vía, tal y como les ha planteado Mogherini en el plan de seguridad y defensa que les ha presentado este lunes -en el que les ha instado a destinar más gasto a defensa y que han acogido "con satisfacción"-, para aplicar la nueva Estrategia Global de Política Exterior y de seguridad de la Unión. Esta, presentada en junio en plena crisis tras el referéndum sobre el Brexit, reclamaba una mayor cooperación militar entre los países ante la necesidad de garantizar la autonomía estratégica del bloque de poder actuar para responder a crisis cuando sea necesario. Un mensaje que ha cobrado más relevancia tras la victoria electoral de Donald Trump, que cuestionó en campaña el compromiso de Washington con la defensa de los países europeos de la OTAN que no pagan su cuota.

España, satisfecha

"Estamos satisfechos con el resultado. Queremos estar en la vanguardia de la Europa de la Defensa", ha dicho en rueda de prensa conjunta con su homóloga de Defensa el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, que ha recordado que España ha apoyado "desde el principio" el refuerzo de la defensa europea y sus propuestas "se han visto recogidas en el texto".

Ambos han subrayado la importancia de que los Veintiocho hayan acordado explorar la cooperación estructurada permanente y, aunque Maria Dolores de Cospedal ha dicho que "hoy es prematuro" decir qué países se sumarán a la cooperación estructurada permanente, ha confiado en que "se pueda ir avanzando en este sentido" porque los países hasta ahora reacios han suavizado "mucho" su postura.

"Es una buena noticia", ha dicho la ministra, que ha defendido que la Unión tenga "capacidades militares sólidas", ha pedido "un esquema de financiación más generoso" y ha avisado de que España quiere "ir más allá" en las estructuras de planificación permanentes para incluir a las operaciones "ejecutivas". Eso sí, ha dejado claro que la UE y la OTAN no son competidores y deben trabajar "en perfecta armonía".

Mejorar respuesta rápida

Los Veintiocho se han comprometido a "reforzar la capacidad de la UE para actuar como un proveedor de seguridad y mejorar la política común de seguridad y defensa" potenciando "su capacidad para actuar de manera autónoma, siempre y cuando sea necesario y en colaboración con sus socios, en la medida de lo posible", incluida la OTAN, con la que defienden "avanzar de forma complementaria", respetando la autonomía de cada organización.

Igualmente, han respaldado las tres prioridades de la nueva estrategia global: que la UE pueda responder a los conflictos y crisis exteriores y para ello han acordado poder llevar a cabo varios tipos de operaciones civiles y militares "simultáneamente" y "mejorar la respuesta rápida" a crisis; en segundo lugar, desarrollar las capacidades de sus socios y para ello abren la puerta a apoyarles en áreas como la comunicación estratégica, la lucha contra las amenazas híbridas y la seguridad frontera y, en tercer lugar, proteger a la Unión y sus ciudadanos.

Respecto a la primera prioridad, los Veintiocho han acordado prorrogar el acuerdo interino sobre la financiación común del despliegue de los grupos de combate de la UE "tras su expiración a finales de 2016" y piden a Mogherini que presente propuestas "a mediados de 2017" para reforzar, entre otros, su financiación "eficaz" con el objetivo de potenciar estas fuerzas de reacción rápida que nunca han sido utilizadas por falta de voluntad política y financiación común para costear el transporte estratégico. También se comprometen a "examinar" la financiación en seguridad y defensa de forma más completa para "reforzar la solidaridad".

A fin de mejorar la capacidad de reacción de la UE, los Veintiocho acuerdan "reforzar" las actuales estructuras en el Servicio Europeo de Acción Exterior para planificar y ejecutar las operaciones de seguridad y defensa y piden que Mogherini presente propuestas lo antes posible para garantizar "una capacidad permanente de planificación y ejecución a nivel estratégico para las misiones militares no ejecutivas", para ponerlo en marcha en "en primer semestre de 2017" y "con arreglo al principio de evitar duplicidades innecesarias con la OTAN".

Incentivar la cooperación en capacidades

También han respaldado que se elaboren propuestas para "reforzar la cooperación europea en materia de defensa" y piden que Mogherini presente una propuesta en primavera de 2017 para "una revisión anual coordinada en materia de defensa" en "coherencia" con el proceso de planificación de la defensa de la OTAN y establecer "prioridades" en las capacidades de defensa necesarias.

Con el objetivo de incentivar la cooperación y apoyar a la industria del sector, los Veintiocho esperan "con interés" la presentación por la Comisión Europea a finales de mes del plan de acción, que debe contribuir a "desarrollar" una base tecnológica e industria de la defensa "abierta, competitiva, innovadora e integradora".

En este contexto, piden "propuestas concretas" sobre "un posible programa futuro de investigación en materia de defensa", toman "nota" de la "intención" de la Comisión de proponer "la creación de un Fondo Europeo de Defensa para financiar conjuntamente las capacidades convenidas por los Estados miembro" y esperan que se concluya el debate sobre la posible financiación del Banco Europeo de Inversiones y del plan Juncker de inversión y crecimiento para el sector.

Respecto al objetivo de proteger la Unión y sus ciudadanos, los Veintiocho dejan claro que "la OTAN sigue siendo el fundamento de la defensa colectiva" de los países miembros pero defienden la potencial contribución de la política de seguridad y defensa europea para, por ejemplo, proteger las infraestructuras críticas y la seguridad de las fronteras exteriores y han subrayado la importancia de la cláusula de asistencia mutua y/o solidaridad previstas por los artículo 42,7 y 222 de los Tratado de la Unión.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE tomarán las decisiones finales sobre las propuestas para avanzar en la cooperación en defensa en la cumbre de diciembre.