Hoy

vídeo

Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE, comenta el nuevo Ejecutivo / Javier López (Efe) I EP

El PSOE dice que «no es un Gobierno para el diálogo» y ve difícil los pactos

  • Ciudadanos avisa al nuevo Ejecutivo de que marcará de cerca a los ministerios para asegurarse de que se cumple el pacto entre ambas formaciones

  • Podemos vaticina más recortes y asegura no ver "nada nuevo" en el nuevo gabinete de Rajoy

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha asegurado este jueves que el nuevo gabinete nombrado por Mariano Rajoy "no es un gobierno para el diálogo" y ha augurado "serias dificultades" para generar entendimiento con los socialistas durante la legislatura. En una rueda de prensa en la sede de Ferraz, ha opinado que Rajoy ha diseñado su equipo "pensando en su partido, en vez de hacerlo en los ciudadanos".

El portavoz de la gestora ha subrayado que ministros como Cristóbal Montoro (Hacienda), Fátima Báñez (Trabajo) o Iñigo Méndez de Vigo (Educación) tienen "nula" capacidad para tejer acuerdos después de haber causado "mucho daño" con sus políticas. "Esto hace presagiar que la vía de diálogo y entendimiento va a ser muy difícil. Esta realidad anticipa serias dificultades en una legislatura que tendrá que ser de diálogo, y si no es capaz de generar este diálogo, el Parlamento tendrá que tomar sus decisiones y el Gobierno se verá en una situación muy complicada", ha avisado.

Como anticipo de que no será sencillo alcanzar pactos, Jiménez ha asegurado que con la continuidad de Montoro, los socialistas no apoyarán los presupuestos del próximo año y el PP deberá buscar los apoyos en otros grupos. "Con el PSOE, desde luego no los va a sacar", ha advertido el dirigente andaluz. Al no ser un gobierno "nada cualificado para el diálogo", Jiménez ha reprochado a Rajoy "no haberse dado cuenta de la nueva realidad".

"Es un mal gesto hacia una Cámara en la que no tiene mayoría. Y con esta incapacidad que han demostrado algunos de los ministros que siguen, hace presagiar que la vía de dialogo y entendimiento va a ser muy difícil y que lo que le escuchamos en el debate de investidura va a ser un brindis al sol", ha lamentado. Tras no descartar que "quizá sea el último gobierno que presente Rajoy", Jiménez se ha mostrado convencido de que "la agenda política va a ser marcada en gran medida por el trabajo del Parlamento".

El nombramiento con el que ha sido más crítico es el de Montoro, una "mala señal" al ser el responsable de la política de recortes aplicada en los últimos años y de medidas como la amnistía fiscal. Según Jiménez, tampoco es positivo que Rajoy mantenga la "bicefalia" económica entre Montoro y Luis de Guindos y ha augurado que el tándem "no va a funcionar bien" por su "guerra soterrada".

También ha estimado un "error" el mantenimiento de Méndez de Vigo al frente de Educación, "un mal presagio" para lograr un pacto de Estado en materia de enseñanza que sustituya la Lomce tras "no haber sido capaz de recuperar el diálogo con la comunidad educativa".

En el caso de Bañez, el dirigente del PSOE la ha responsabilizado de una "desastrosa" gestión que "solo ha traído" precariedad en el empleo y el "mayor ataque a los derechos laborales", además de "haber sido incapaz" de liderar el diálogo social y de garantizar el futuro de las pensiones.

Al portavoz de la gestora no le ha gustado que "se haya rebajado las competencias y el papel" de Soraya Sáenz de Santamaría, que deja de ser portavoz del Ejecutivo. "No sabemos si es un ajuste interno y si Rajoy se ha doblegado a quien pedía rebajarle la capacidad política de la vicepresidenta", ha intuido. Sobre Dolores de Cospedal, nueva titular de Defensa, Jiménez ha señalado que se trata de "un premio de consolación" que genera "una situación de incompatibilidad" con su tarea en el PP, donde sigue siendo secretaria general.

Aunque a algunos ministros el PSOE "no va a dar ni un minuto" de margen de confianza, el portavoz de la gestora ha apuntado que sobre otros "habrá que esperar qué programa político y que actitud demuestran" en el Parlamento. Jiménez se ha quejado también del "número excesivamente reducido" de mujeres en el nuevo Ejecutivo, puesto que solo cinco de un total de 14 ministros. Asimismo, ha censurado que Rajoy haya anunciado la composición de su gabinete "de manera sorpresiva", a través de un comunicado y sin dar explicaciones sobre el nuevo esquema del Gobierno.

Ciudadanos vigilante

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, ha avisado este jueves de que, aunque haya "continuidad" en las caras del Gobierno de Mariano Rajoy, "las formas" de las que venía haciendo gala su Gabinete ya no podrán ser las mismas porque Ciudadanos va a marcar y "vigilar" a todos los miembros del Consejo de Ministros para que pongan en marcha las reformas que su formación pactó con el PP.

"Espero que tengan claro que ha empezado una nueva etapa, una nueva era política que se va a caracterizar por el diálogo permanente, la negociación constante y la vigilancia de la acción del Gobierno", ha advertido Girauta en una rueda de prensa en el Congreso.

En esta línea, el portavoz de C`s ha remarcado que el nuevo Ejecutivo tendrá que empezar a acometer reformas "de una forma trepidante" y se ha congratulado de conocer por fin quiénes van a ser los interlocutores de su partido en cada una de las áreas ministeriales a los que irán "supervisando" para "vigilar que cumplen los compromisos del acuerdo y las exigencias de Ciudadanos".

Girauta ha rehusado comentar las personas elegidas por Rajoy para que le acompañen en su segundo mandato y, respecto al hecho de que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ya no vaya a ser portavoz, se ha limitado a comentar que el Ejecutivo "decide quién considera que se explica mejor o peor, o más hábilmente o menos".

Eso sí, ha admitido que la delegación de su partido que negoció con el PP el pacto por el que apoyaron la investidura de Rajoy trabajó "muy bien" con tres de las personas que ahora se van a sentar en el Consejo de Ministros: Fátima Báñez, que sigue como ministra de Empleo; Álvaro Nadal, que entra al frente de Energía, Turismo y Agenda Digital y Dolors Montserrat, que se estrena en Sanidad, Política Social e Igualdad.

Podemos rechaza los ministros con perfil "antisocial"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado que el nuevo Gabinente del presidente Mariano Rajoy seguirá "haciendo recortes" y "plantea pocas garantías contra la corrupción". "Es más de lo mismo", ha resumido.

Durante una entrevista en la Cadena Ser, el líder de Podemos ha recordado que Rajoy "es un tipo que no da sorpresas", y ha calificado el nuevo Gobierno, donde repiten siete ministros, como un ejecutivo con pocas novedades. "Es lo que todos esperábamos", ha zanjado Iglesias.

En este sentido, Iglesias ha criticado la continuidad de Luis de Guindos y de Cristóbal Montoro al frente de las carteras de Economía y de Hacienda, respectivamente, cuando "son la dupla de los recortes, del sufrimiento social y de la ineficacia económica", en su opinión.

Del mismo modo, el secretario general de Podemos ha lamentado el nombramiento de Juan Ignacio Zoido como ministro del Interior, algo que ha calificado como "preocupante", señalando que durante su etapa como alcalde de Sevilla se mostró "poco respetuoso con los derechos civiles", según Iglesias, aunque aprueba que se haya producido un relevo al frente de Interior. "Sólo faltaba que siguiera Fernández Díaz", ha sentenciado.

El responsable de Relaciones con los Movimientos Sociales de Podemos, Rafael Mayoral, ha considerado que en el Gobierno de Mariano Rajoy no hay "nada nuevo bajo el sol", que está marcado por la continuidad y seguirá la misma senda de recortes y sacrificios para la mayoría social. En declaraciones en el Congreso, ha señalado que la incorporación de María Dolores de Cospedal al Ministerio de Defensa no parece "el mejor camino" para impulsar la regeneración política, y no espera nada del nuevo Ejecutivo que no sean políticas de "continuidad y profundización del sufrimiento de la mayoría social".

Algo que demuestran que se mantengan como ministros personas que, en su opinión, tienen un perfil "bastante antisocial", como Luis de Guindos en Economía y Cristóbal Montoro en Hacienda. "Aquellos que comparten que Rajoy era la mejor opción como presidente del Gobierno a lo mejor están contentos, nosotros no, no nos gusta Rajoy y tampoco De Guindos en Economía ni Montoro en Hacienda. Creemos que es un Gobierno incapaz de afrontar los retos del país y de continuidad, y queremos un cambio de políticas que está claro que este Gobierno no va a hacer", ha enfatizado.

No obstante, ha admitido que fuera cual fuera la composición del nuevo Gobierno, Podemos entiende que cualquier Ejecutivo encabezado por Rajoy ofrece pocas dudas de cuál va a ser el camino que va a emprender. Se reafirma, por ello, en que este es el Gobierno del "epílogo de una época" y cree que es la opinión mayoritaria de la sociedad porque hay "una mayoría" de ciudadanos a los que "no les gusta" Rajoy ni su Ejecutivo.

A la opinión de Mayoral se añade la del número dos del partido y portavoz en el Congreso, Íñigo Errejón, en este caso a través de Twiteer, donde ha escrito: "Rajoy en su línea. Un gobierno para el inmovilismo". Según Errejón, renovar a Montoro es toda una "declaración de intenciones" que indica que el Gobierno va a "profundizar una política fiscal injusta, recentralización y guerra al municipalismo". Sobre la salida de Jorge Fernández Díaz de Interior, el secretario político de Podemos ha señalado que "debería llevarse consigo sus cloacas".

Por su parte, la portavoz adjunta del grupo de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, indicaba en la misma red social: "Rajoy forma un gabinete manostijeras. Los de siempre harán lo de siempre: recortar, privatizar, desahuciar. Los poderosos respiran aliviados".