Hoy

Montero defiende el liderazgo de Iglesias para mantener «el carácter de fuerza plebeya»

vídeo

Irene Montero, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. / Efe | Vídeo: Ep

  • La portavoz adjunta en el Congreso de Podemos pide "cuidar" el debate interno para no "dañar" al partido y dice que, hasta ahora, se ha hecho con fraternidad "en lo político"

  • Monedero da la razón a Iglesias en su disputa con Errejón y recuerda que él fue quien "señaló que en el PSOE no mandaba Pedro Sánchez, sino gente que no quería un gobierno de cambio"

La dirigente de Podemos y portavoz adjunta en el Congreso, Irene Montero, ha defendido, en el marco del debate interno que afronta su formación, la necesidad de mantener el "carácter de fuerza plebeya" y huir de "disfraces" que sirvan para aparentar en las instituciones algo que no son. Además, ha reivindicado el liderazgo del secretario general, Pablo Iglesias, como factor fundamental, sin el cual Podemos sería "muy difícil de entender".

"Cuando Podemos nace, no dice que quiere cambiar a los que están en el Parlamento por otros que hagan lo mismo. Podemos dice que el Parlamento se ha convertido en un sitio donde sólo tienen voz aquellos que quieren mandar sin presentarse a las elecciones. Nosotros ese carácter de fuerza plebeya no lo podemos perder", ha asegurado en una entrevista concedida a Europa Press.

En este sentido, Montero, que también es jefa de gabinete del secretario general, Pablo Iglesias, y afín a sus tesis sobre lo que debe ser Podemos en el futuro, cree que en la nueva etapa que afrontan tras cerrarse el ciclo electoral, deben esforzarse en "multiplicar" las "dinámicas de fraternidad que vienen de la sociedad civil organizada". "El trabajo institucional es muy importante pero tiene que estar al servicio de eso", ha defendido en relación al debate que aborda su partido sobre el equilibrio que debe existir entre las instituciones y la "calle", y en el que el secretario Político, Íñigo Errejón, es partidario de mantener al mismo nivel estos dos planos y no descuidar el trabajo institucional.

Huir de los disfraces

Según la dirigente 'morada', Podemos debe seguir siendo esa fuerza "a través de la cual los sectores populares puedan participar en la política", ya que es lo que, a su juicio, les diferencia del resto. Por ello, considera importante evitar que la "actividad cotidiana" en las instituciones les lleve a terminar pareciéndose a los que habían venido a cambiar.

"Cuando tu vida cotidiana es un sitio muy cerrado, donde no tienes mucho contacto con otros ciudadanos, y sólo tienes contacto con los periodistas que nos siguen u otros políticos, corres el riesgo de terminar haciendo lo mismo que han hecho los otros", ha avisado, para añadir que, por ejemplo, el Congreso -donde es portavoz adjunta de Unidos Podemos- es una institución "que tiene muchos procedimientos que te invitan a hacer las cosas como se han hecho siempre". "Y nosotros hemos llegado para imprimir cambios", ha apostillado.

Monedero, con Iglesias

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero ha indicado que las "discusiones" entre sus compañeros Pablo Iglesias e Iñigo Errejón fueron por los "ingredientes" y "la cantidad de los ingredientes" a la hora de cocinar el mismo plato que querían ambos, en relación a cómo proceder en las negociaciones con el PSOE. No obstante, y tras hacer este símil entre política y gastronomía, Monedero ha insistido en que la discrepancia interna de Podemos se ha "disipado" después de que el PSOE haya decidido "entregar el gobierno al PP de la Gürtel".

Una vez en este punto se ha demostrado que "las tesis de Pablo Iglesias eran más correctas cuando se señaló que Ciudadanos era el partido del Ibex 35 y que era la muleta de lo viejo, cuando se señaló que en el PSOE no mandaba ni siquiera Pedro Sánchez, que mandaban los barones, que mandaba Felipe González, que mandaba una gente que no quería un gobierno de cambio que levantase las alfombras", ha añadido.

Sobre Pedro Sánchez y la posibilidad que tuvo de "un gobierno alternativo", el cofundador de Podemos le ha acusado de "no tener el coraje necesario", pues fue "el líder que escogió el PSOE de Susana Díaz y Felipe González para parar los pies a Eduardo Madina, que era quién tenía la voluntar de renovar el Partido Socialista.

Entonces, según Monedero, el PSOE optó por Sánchez por ser "una persona sin ideología, sin pasado, un burócrata del partido", al que "le faltó coraje" en un principio y después, cuando planteó la posibilidad del gobierno sin el PP, "ya era tarde". Monedero ha lamentado que Pedro Sánchez sólo se planteó esa posibilidad de cambio cuando se sintió "abandonado". Fue entonces cuando "empezó a pensar que había vida más allá de los burócratas", ha aseverado.