Hoy

Portugal alerta a la Guardia Civil del riesgo de que el presunto asesino fugado entre en España

Pedro Dias, sospechoso de dos crímenes en Portugal.
Pedro Dias, sospechoso de dos crímenes en Portugal. / HOY
  • Pedro Dias, sospechoso de dos crímenes en Aguiar da Beira, podría encontrarse ya cerca de Salamanca

Portugal ha alertado a la Guardia Civil española de la posible entrada de un presunto asesino fugado en el país luso a España por lo que ha enviado a las autoridades españolas toda la documentación, fotos y datos sobre el presunto autor de la muerte de dos personas y de herir a otras tres en varios tiroteos, según informa el diario local DN.

Desde el jueves por la noche se da por hecho de que el hombre más buscado en estos momentos en Portugal se encuentra cerca de Salamanca, por lo que las autoridades lusas están están en contacto con las españolas para trabajar juntas en este caso.

Toda la Policía de Portugal está buscando a Pedro Dias, de 44 años, desde el martes, cuando, tras ser requerido en un control de carretera en Aguiar da Beira -localidad a 90 kilómetros de la frontera con Salamanca- por dos agentes de la Guardia Nacional Republicana (GNR), Dias mató a uno de ellos y dejó al otro malherido.

En ese momento emprendió la huida usando, en un principio, el coche oficial de la GNR, donde metió al agente asesinado en el maletero y, minutos más tarde, decidió disparar contra el otro, al que hirió de gravedad junto al coche.

Desde allí acudió a pie hasta la carretera que va de Aguiar da Beira hasta la ciudad de Viseu y, una vez en la vía, paró a un coche y disparó contra sus ocupantes, una pareja vecina de Palhais (pueblo de la comarca de Trancoso, próxima a Salamanca).

El hombre, Luis Pinto, de 29 años, fue encontrado sin vida por la GNR, mientras que su compañera sentimental, Liliane Mara, de 26 años, fue trasladada en estado muy grave al Hospital de Viseu, lugar en el que permanece hospitalizada en "situación crítica", según confirmó a EFE un portavoz de la GNR.

La Policía lusa está buscando al fugado por las zonas en las que la familia del fugado tiene propiedades, y también están vigilando los aeródromos del país ya que el sospechoso sabe pilotar aviones. Según informan los periódicos lusos, los agentes policiales tienen permiso para disparar contra el fugado en caso de encontrarse con él ya que porta armas y no duda en usarlas cuando lo ha considerado necesario.