Hoy

Díaz trata de reflotar su figura e insiste en que ahora lo prioritario es «dejar actuar a la gestora»

vídeo

Susana Díaz / EFE

  • Apunta a que todavía no se ha abierto el debate sobre el desbloqueo institucional, y que el comité federal ya dijo no a un apoyo al PP

La presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz se ha puesto de inmediato manos a la obra para intentar recomponer su figura, muy dañada al ser visualizada por la militancia del PSOE como la líder de los críticos, y no perder sus opciones para liderar el partido en breve. En su primera comparecencia pública tras la dimisión del secretario general Pedro Sánchez, ha insistido en que ahora lo que toca “es dejar trabajar a la gestora” y no hablar del bloqueo institucional, en un intento de no vincularse como la corriente que apoya la abstención a favor del PP.

En un acto en Almonte (Huelva), donde ha enarbolado el papel del ejecutivo andaluz en la defensa de la ayuda a la dependencia frente al desmantelamiento llevado a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy, Díaz ha repetido en varias ocasiones que la situación actual entre la militancia y los dirigentes del PSOE es de “tristeza”. “Estamos todos muy mal”, ha repetido, para a continuación lanzar el mensaje de que ahora lo que toca es recomponer un partido dañado y dejar actuar a una gestora “en la que estamos representados todos los compañeros”.

“Creo que hoy lo que tenemos que hacer es, primero, dejar que actúe la gestora”, ha dicho, “que sea capaz de abrir un sendero de confianza e ilusión, tenemos una tarea enorme que es reconstruir un proyecto como nuestro, que es garantía de igualdad y libertad de este país”. Así, ha defendido que el mayor gesto hacia la comisión política que dirige en estos momentos el partido es “ser respetuoso, arrimar el hombro y sacar adelante, que lo haremos indudablemente en el menor tiempo, el PSOE”.

El ya exsecretario general trató de plantear el debate en términos ideológicos, identificando a los críticos como proclives a una abstención técnica que dejara paso a un gobierno del PP. La líder del PSOE andaluz ha tratado de anular ese planteamiento, recordando que estos días “no hemos hablado de eso, sino de reconstruir nuestro proyecto”. Por eso, ha aprovechado para arremeter contra el PP por llevar al país a una repetición de elecciones y provocar un bloqueo institucional que se prolonga por un año. “Desde su indolencia, como le iba bien a él, le daba igual que a España le fuera mal”, ha afeado.

Guiños a la militancia

En este sentido, ha dejado claro que su postura sobre el desbloque institucional no ha cambiado. Aunque en los últimos meses no se ha pronunciado de forma clara, sí ha dejado entrever los perjuicios de unos terceros comicios y ha cerrado la puerta a un posible gobierno alternativo con Podemos y fuerzas independentistas. Cierto es que, en el comité federal de diciembre, se sumó a las voces que pedían no apoyar activamente un gobierno del PP por el daño causado a la ciudadanía con sus recortes al estado del Bienestar.

La presidenta andaluza ha vuelto a tener guiños con la militancia, como ocurrió en el pasado comité director que celebró el PSOE-A el pasado jueves, asegurando que “si hay algo que queda clarísimo es que se decidió que los militantes decidan y lo harán cuando llegue el momento”. Tampoco ha despejado las dudas sobre sus aspiraciones a presentarse a las primarias para liderar el partido. “Hoy no toca hablar de eso”, ha insistido, remachando que ella estará “donde me pongan mis compañeros, donde quieran los militantes, a la cabeza o a la cola”.