Hoy

vídeo

La Policía detiene a un presunto yihadista marroquí en Valladolid. / Foto: Efe | Vídeo: Ministerio del Interior

Golpe a la mayor plataforma online de captación y adoctrinamiento del Daesh en España

  • Detenidos cinco yihadistas en España, Alemania y Bélgica que administraban el página de Facebook ‘Islam en Español’

  • Interior asegura que el grupo desmantelado “representaba una amenaza grave, concreta y continuada para la seguridad en Europa”

Golpe de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional a la mayor plataforma online de captación y adoctrinamiento del Daesh en España. Los agentes han detenido a cinco yihadistas en España, Alemania y Bélgica que administraban el página de Facebook ‘Islam en Español’, que se había convertido en los últimos meses en el gran centro en internet del Estado Islámico. Interior asegura que el grupo desmantelado “representaba una amenaza grave, concreta y continuada para la seguridad en Europa”.

La Policía Nacional ha detenido a dos personas en Barcelona y una en Melilla; la Policía Federal Belga a una en Bruselas; y la Oficina de Investigación Criminal (BKA) otra en Wuppertal (Alemania). Cuatro de ellos son españoles y uno marroquí.

Según el Ministerio del Interior, los cinco detenidos formaban una célula con una estructura perfectamente organizada, “que siguiendo los dictados de la organización terrorista Daesh, actuaban a través de distintos canales de Internet confluyendo en una de las páginas de Facebook que se denomina ‘Islam en Español’ (IslamHispano), de la que son administradores los detenidos en Alemania y Bélgica.

Esta página cuenta con 33.700 seguidores y sus publicaciones, mayoritariamente en español, con el pretexto de divulgar contenido religioso, “intercala mensajes y comentarios de carácter radical donde se ensalza a los combatientes yihadistas y las acciones llevadas a cabo por el Daesh”, ha explicado la Policía en un comunicado. El público al que estaba dirigida esta plataforma de captación es un sector de población joven, musulmana y originaria, mayoritariamente, del Magreb, que utiliza en sus comunicaciones virtuales, casi en exclusividad, el idioma español. La fórmula estaba resultando un éxito con casi 500 nuevos seguidores cada semana.

Mandos del operativo han señalado, por su parte, que los propósitos de la web eran muy diversos. Por una parte, ponía en práctica la táctica de guerra conocida como terror informativo, que consiste en la difusión de imágenes y/o vídeos dotados de una estética concreta y de una crueldad extrema, en las que se ensalza las acciones terroristas y los actos de martirio, además de la propagación de mensajes de odio y publicación de amenazas. “La finalidad última de esta célula terrorista era la de colaborar con la estrategia propagandista del Daesh, aterrorizando y desestabilizando al conjunto de la sociedad occidental al crear una sensación permanente de inseguridad en sus ciudadanos, han apuntado los investigadores.

Además se dedicaba a localizar y seleccionar elementos radicales, tanto en el ámbito nacional como internacional, “proclives a la exaltación del ideario yihadista para así proceder a su adecuado adoctrinamiento, radicalización y finalmente captación como colaboradores”. Es a estos elementos seleccionados y formados a los que la “célula”, ahora desarticulada, insistía en la necesidad de trasladarse a la zona de conflicto para combatir en las filas del Daesh.

Igualmente, proporcionaba los contactos necesarios a los captados como futuros combatientes del Daesh que les facilitarían el traslado a los territorios controlados por la organización terrorista.

En ocasiones también servía como “aparato de propaganda y divulgación masiva” del ideario del Daesh siguiendo la estrategia de expansión marcada por la organización terrorista. Además, “adaptaban los contenidos al idioma e idiosincrasia del consumidor, jóvenes musulmanes hispanohablantes, aumentando así exponencialmente las posibilidades de que el mensaje radical fuera asumido adecuadamente”

Los servicios antiterroristas destacan que los detenidos habían suplido, de esta manera, una carencia del Daesh: la ausencia, en su poderoso aparato de divulgación, de páginas y perfiles en las redes sociales en idioma español.

Otra constante en la actividad de esta red terrorista era la de proclamar su aversión extrema hacia religiones, etnias o colectivos que consideran enemigos de sus preceptos religiosos. Su dinámica de actuación era la de crear una red de retroalimentación con el fin de conseguir una cadena de transmisión de consignas y formas de operar contra estos colectivos.

143 yihadistas detenidos desde 2015

El Ministerio del Interior ha sido tajante sobre la peligrosidad de este grupo en un comunicado emitido esta mañana: “la célula desarticulada representaba una amenaza grave, concreta y continuada para la seguridad de las sociedades occidentales dado que todos sus miembros, perfectamente radicalizados y en comunión con los dictados del Daesh, eran muy activos y constantes en la propagación del ideario terrorista, multiplicando con su actividad las posibilidades de creación de nuevas células activas, dispuestas a cumplir los dictados de la organización terrorista Daesh”

Esta operación se ha llevado a cabo bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción, Número 5, de la Audiencia Nacional y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El departamento que dirige Jorge Fernández ha recordado hoy que desde 2015, año en que se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA), las fuerzas y cuerpos de Seguridad han detenido a 143 yihadistas. Del total de detenciones, 113 se han producido en España y 30 en otros países con la colaboración con los servicios antiterroristas españoles.