Hoy

El Gobierno de Castilla-La Mancha critica a Sánchez por no haberse interesado tras la ruptura con Podemos

El portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Nacho Hernando.
El portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Nacho Hernando. / Efe
  • El portavoz del Ejecutivo castellano-manchego insinúa que Pedro Sánchez "a lo mejor ya disponía de las claves"

El Gobierno de Castilla-La Mancha, del PSOE, está muy molesto con el secretario general de este partido, Pedro Sánchez, ante el escaso interés que ha mostrado por la decisión de Podemos de romper el pacto de investidura con el PSOE en esta comunidad.

Según el portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Nacho Hernando, el líder socialista no se ha puesto en contacto con el presidente de Castilla-La Mancha y secretario general del PSOE en esta comunidad, Emiliano García-Page, para expresarle su apoyo o preocupación. “Hubiera sido tremendamente lógico esa llamada pero a lo mejor ya disponía de las claves y tenía suficiente información”, ha declarado el portavoz del Gobierno autonómico.

La decisión unilateral de Podemos de romper este pacto de investidura podría afectar a la negociación de los presupuestos de Castilla-La Mancha de 2017 –habría que prorrogar los actuales- pero no al calendario del Debate sobre el Estado de la Región que se celebrará la próxima semana en las Cortes castellano-manchegas. Además, según Nacho Hernando, García-Page no se someterá a una cuestión de confianza y la posibilidad de que sufra una moción de censura apoyada por el PP y Podemos “es política ficción”.

El PP se ofrece al PSOE

Emiliano García-Page aún no ha hablado públicamente de la nueva situación creada por Podemos y de sus nulos contactos con Pedro Sánchez en torno a este asunto. De ello hablará este miércoles en un desayuno informativo en Toledo con los medios de comunicación.

Mientras tanto, el PP de Castilla-La Mancha ha reiterado este martes su oferta al PSOE para llegar a un acuerdo que garantice la gobernabilidad en esta comunidad. Otra formación política, IU, apoya la decisión de Podemos de romper el pacto de investidura bajo el argumento de que no se han respetado los puntos de este acuerdo. Desde el PSOE cifran en un 57 por ciento el grado de cumplimiento de las medidas recogidas en ese pacto firmado en junio de 2015.