Hoy

Cae un ciberdepredador sexual que engañó a más de cien niñas para obtener pornografía

vídeo

La Policía revisa uno de los ordenadores del arrestado. / Policía Nacional

  • El detenido en Zaragoza se hacía pasar por una adolescente y convencía a las menores para que enviaran fotos y vídeos a cambio de recargas de saldo o dinero en efectivo

La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a un hombre como presunto autor de delitos de corrupción de menores, descubrimiento y revelación de secretos y producción de pornografía infantil, todos ellos cometidos a través de Internet. El arrestado captaba a sus víctimas -103 ya han sido identificadas- mediante la técnica conocida como 'grooming' en diversas redes sociales utilizadas mayoritariamente por adolescentes. En los equipos informáticos del arrestado se han analizado hasta el momento 120.000 imágenes, 800 vídeos y más de 6.000 números de teléfono. Mediante este material se ha identificado a 103 víctimas a las que engañó para que le enviaran imágenes de contenido sexual explícito, todas niñas menores de edad y muchas de ellas de entre 10 y 14 años, aunque los investigadores estiman que el número total de víctimas podría ser muy superior

La investigación se inició en abril del año 2015 a partir de la denuncia presentada en una localidad canaria por la madre de una niña menor de edad, al descubrir que su hija había sido engañada por el usuario de un perfil de una conocida red social para que le enviase fotografías de carácter íntimo a cambio de recargas de saldo para su teléfono móvil.

Las primeras pesquisas permitieron averiguar que tras el perfil investigado, que supuestamente correspondía a una adolescente, se encontraba un individuo adulto con antecedentes policiales por delitos similares, residente en Zaragoza. En ese momento, se procedió a la detención del investigado, efectuándose un registro en su domicilio en el que se intervinieron varios teléfonos móviles y material informático.

Un año de investigación

En una segunda fase de la investigación, que ha durado un año, los investigadores trabajaron la ingente cantidad de información extraída de los dispositivos incautados relacionada con sus actividades delictivas: 120.000 imágenes, 800 vídeos y más de 6.000 números de teléfono fueron minuciosamente analizados, logrando identificar a 103 niñas menores de edad, muchas de ellas de entre 10 y 14 años, que habían sido víctimas de los engaños del investigado. No obstante, los investigadores estiman que el número total de víctimas sería muy superior a tenor de la gran cantidad de imágenes de menores que no han podido ser identificadas.

El detenido se valía de perfiles falsos en las redes sociales más populares entre los adolescentes para captar a sus víctimas. Se hacía pasar por una chica adolescente y bisexual, convenciendo a las menores para que le enviasen fotografías y vídeos de carácter sexual a cambio de pequeñas recargas de saldo para sus teléfonos, dinero en efectivo o terminales telefónicos.

Para ello seguía el patrón típico de conducta propio de este tipo de delincuentes sexuales: tras ganarse la confianza de las niñas les proponía el envío de fotografías en ropa interior, para continuar con peticiones de desnudo e incluso la realización de actos sexuales.

Manipulación psicológica

El estudio de las conversaciones mantenidas con las niñas puso de manifiesto su habilidad y capacidad de manipulación psicológica para lograr que aquellas más vulnerables accedieran a todas sus pretensiones. Llegó al extremo de, en aquellos casos en los que la menor contactada se mostraba reticente por sospechar que detrás del perfil de su supuesta amiga bisexual pudiera encontrarse algún hombre, mandarles fotografías previamente “compradas” a otras menores para demostrarles que se trataba de una chica como ellas venciendo así su resistencia. De igual modo se constató que el investigado había utilizado datos de menores para contactar con ellas, obtenidos con ocasión de su desempeño laboral, así como que en fechas recientes seguía “comprando” material a una de las niñas menores identificadas.

Por todo ello se ha procedido nuevamente a su detención por la comisión de delitos de descubrimiento y revelación de secretos, corrupción de menores y producción de pornografía infantil. En el registro efectuado se han intervenido terminales telefónicos y otros dispositivos informáticos, de cuyo análisis puede resultar la identificación de nuevas víctimas. Las investigaciones han sido desarrolladas por agentes del Grupo I de Delitos Tecnológicos de la Brigada Regional de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policia de Aragón, en colaboración con el Grupo de Delitos Tecnológicos de Sta. Cruz de Tenerife.