Hoy

Elecciones por adelantado

La encuesta realizada por el CIS ante las elecciones autonómicas del 25 de septiembre en Galicia y País Vasco avanza el apoyo con el que contarían sus respectivos gobiernos de Alberto Núñez Feijóo e Iñigo Urkullu, sin que la fragmentación del arco parlamentario a causa de la aparición de nuevas fuerzas -Mareas, Podemos y Ciudadanos- reste un solo escaño ni al PP en el primer caso ni al PNV en el segundo. De confirmarse los pronósticos del CIS, coincidentes con otros sondeos demoscópicos, la continuidad de los populares en el gobierno gallego se vería asegurada, mientras que los 'jeltzales' solo tendrían que echar mano de la 'geometría variable' con la que han venido trazando su política de alianzas desde 1990 entre el ejecutivo autonómico y las diputaciones, a excepción del interregno en el mandato de Patxi López con apoyo del PP. El propio pronóstico del CIS irrumpe sin duda en el panorama general de la política española como un dato que permite a Mariano Rajoy alentar la perspectiva de un segundo intento de investidura. Al tiempo que sería lógico que disuadiera a Pedro Sánchez de tomar la iniciativa en torno a una aritmética imposible con Podemos, Ciudadanos, el PNV y el independentismo catalán. Todo apunta a que tras el 25 de septiembre las expectativas puestas en el escrutinio en Galicia y País Vasco devolverán al país a la encrucijada política e institucional entre una nueva propuesta del Rey para que Rajoy se someta al trámite de investidura o la convocatoria de terceras elecciones. El veredicto de los comicios gallegos y vascos difícilmente se decantará por una u otra salida. Tendrán que ser las formaciones representadas en las Cortes, y singularmente el PP y el PSOE, las que procedan a interpretar el momento. Ambos partidos pueden verse tentados a medir sus fuerzas con las otras opciones en unos nuevos comicios navideños. Pero si el PP baraja explorar las oportunidades que le ofrece el posibilismo del PNV o el PSOE pretende la inclusión de los 'jeltzales' en una mayoría alternativa tendrán que esmerarse antes del 25-S. Ni Mariano Rajoy ni Pedro Sánchez están en condiciones de esperar al escrutinio electoral en Galicia y País Vasco para así ahorrarse dos semanas en evasivas y titubeos. Es más que improbable que el PNV les saque, sin más, del atolladero.