Hoy

Reparten juguetes solo para niños españoles en un municipio de Madrid

vídeo

/ Vídeo: Atlas

  • El Ayuntamiento de Velilla de San Antonio citará a los responsables de la asociación Españoles en Acción, vinculada al partido de extrema derecha España 2000, por esta iniciativa

El Ayuntamiento de Velilla de San Antonio (Madrid) citará a los responsables de la asociación que repartió el sábado juguetes "solo para españoles" para recriminarles su actitud "segregacionista", y expone que al solicitar la actividad no vio "ningún motivo" que impidiese denegar la autorización.

La asociación Españoles en Acción, vinculada al partido de extrema derecha España 2000, presentó el pasado 2 de enero la solicitud para repartir al día siguiente juguetes en las calles del municipio pero según el Ayuntamiento "en ningún momento constaba que sólo fuesen para españoles", ha asegurado Arturo Ladrado, responsable de comunicación del Consistorio, gobernado por el PP.

"Este Ayuntamiento tiene como principio que se autoricen todas las actuaciones que se hacen en la vía publica, sean de quien sean, siempre que no haya riesgo de disturbios, pero eso no significa que comparta ni organice esa campaña", justifica Ladrado. Y explica que los técnicos del Ayuntamiento entendieron que la petición pasaba "los filtros" y por ello los políticos dieron el visto bueno al reparto de juguetes en la vía pública. "Hay libertad de expresión y el Ayuntamiento no comparte la opinión de nadie: es como si se nos acusara de pedir el impago de la deuda solo por autorizar a un círculo de Podemos a reunirse en las calles de Velilla", dice.

La convocatoria fue un "fracaso"

Desde el Ayuntamiento han explicado que el sábado durante el reparto "no se produjo ningún problema" aunque la convocatoria fue un "fracaso" porque ni siquiera repartieron los juguetes al no ir familias a recogerlos.

Tras la convocatoria, que en opinión del equipo de Gobierno local se ha "utilizado" por parte de Izquierda Unida para dañar su imagen, el alcalde de la localidad pedirá explicaciones al grupo por sus actividades, que el Ayuntamiento "no hubiese autorizado de saber que eran segregacionistas". "El alcalde es inmigrante, se crió en Suiza, y les va a pedir explicaciones", señala.