Hoy

Nueve detenidos por un motín en un centro de menores extranjeros de Melilla

  • Los incidentes se produjeron en la tarde del pasado día 31 cuando un grupo de jóvenes, que pretendía salir del recinto fuera del horario establecido, se enfrentó y amenazó a los educadores

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a nueve personas como supuestos instigadores de un motín registrado en un centro de menores extranjeros no acompañados durante la Nochevieja. Los incidentes se produjeron a partir de las 18:00 horas del pasado día 31, cuando, según informa el instituto armado en una nota, los menores pretendían salir del centro fuera del horario establecido por la dirección, y los cuidadores y educadores se opusieron a ello.

A partir de ese momento, un grupo de unos 60 jóvenes reaccionaron "con violencia", enfrentándose a los educadores con amenazas y objetos como cuchillos, barras de hierro, cristales y piedras, que iban recopilando mientras rompían el mobiliario. Algunos de ellos, según han manifestado a Efe fuentes policiales, se encerraron en los módulos del centro, colocando literas y muebles para bloquear las puertas.

Dada la situación, los responsables del centro dieron aviso a la Guardia Civil, que envió al lugar a varias patrullas, así como a agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), especialistas en el control de masas. Ante la negativa de los jóvenes a deponer su actitud y la "gravedad" de los hechos, llegó a acudir al centro la fiscal de menores de la ciudad, que ordenó a los agentes detener a los presuntos "cabecillas".

Desórdenes públicos

Finalmente, el motín pudo ser controlado y se detuvo a nueve personas acusadas de desórdenes públicos entre los que, según han informado fuentes de la Ciudad Autónoma, podría haber algún adulto que habría mentido en su edad para ingresar en el centro, extremo que no confirma la Guardia Civil, que habla en todo momento de menores. Uno de los detenidos ha sido puesto en libertad, al tener menos de 14 años.

Dos educadores han necesitado asistencia médica como consecuencia de los golpes que recibieron, aunque el estado de ambos es bueno, salvo complicaciones. En el registro de los módulos donde estaban los menores se encontraron varios objetos contundentes, como barras de hierro y cuchillos, que los implicados en el incidente usaron contra los educadores y contra los agentes.