Hoy

Los fraudes con más víctimas se esconden en los números premium, el whatsApp y anuncios online

Los fraudes con más víctimas se esconden en los números premium, el whatsApp y anuncios online
  • El último caso se trata de un potente virus que infecta a la agenda de tu teléfono a través de un mensaje en el que te invita a ver una supuesta foto tuya

Con el lema 'Algunos quieren engañarte y no solo el Día de los Inocentes, #nopiques', la Policía Nacional alerta de los fraudes, timos y bulos más frecuentes que circulan por Internet y con los que se intenta engañar a miles de personas.

El uso de cebos variados para que el consumidor llame a un número de alta tarificación (que empieza por 80 o de 5 cifras) o envíe SMS premium (a números cortos) es una práctica muy frecuente: desde supuestos mensajes o grabaciones que sugieren que se le ha contactado por un préstamo aparentemente solicitado con anterioridad y al que debe responder con urgencia a hipotéticos premios en un sorteo -en el que obviamente, no se ha participado- de 1.000 euros o un moderno smartphone. También envían falsos mensajes personales desde números cortos, tratando de entablar una conversación (que el programa intentará alargar lo máximo posible para que el consumidor gaste todo lo posible) y otras triquiñuelas distribuidas de forma masiva a través de SMS. El último caso se trata de un potente virus que infecta a la agenda de tu teléfono a través de un mensaje en el que te invita a ver una supuesta foto tuya.

El whatsapp ha sido también un gancho constante para el intento de fraude y distribución de malware durante el año: desde la falseada capacidad de espiar números ajenos (no es posible... y sería un delito) a falsos programas para su supuesta instalación en ordenadores o tablets, aplicaciones fraudulentas con nombres rimbombantes (whatsapp oro) o la eliminación del doble check azul (antes de que la permitiera la propia aplicación oficial).

Las falsas ofertas de empleo en las que se requiere llamar a un teléfono de alta tarificación o pagar un trámite o curso previo es otro truco que sigue generando problemas a los más incautos. Este año, los agentes de la Policía desarticularon un fraude masivo con un número Premium, vinculado a un falso casting de Juego de Tronos en España.

Los agentes de la Unidad de Investigación Tecnológica también alertan de distintos números que se anuncian en buscadores como si fueran los oficiales de atención al ciudadano o cliente de grandes corporaciones, y que no son más que redirecciones para cobrar hasta 11 euros por minuto al usuario.

Los falsos chollos en anuncios online de particulares

Las ofertas fraudulentas en numerosas webs de compraventa entre particulares y venta de todo tipo de objetos, bien por ofrecer productos inexistentes, bien por ofrecerse para comprarlo desde el extranjero y que el supuesto banco del comprador requiera adelantar los gastos de transferencia (una variante más de las cartas nigerianas), son otras de las excusas empleadas por los ciberestafadores.

También son frecuentes los anuncios-estafa que alquilan propiedades inexistentes a precios fantásticos y piden el pago por adelantado (sin la posibilidad de ver el inmueble, con la disculpa de que el dueño está fuera de España) y de coches o motos en venta que están en el extranjero, vendidas a precios irrisorios pero que se deben pagar por adelantado y a través de medios de pago más dificiles de rastrear.

Por último, cada vez son más habituales los timos hechos con apps y webs de compraventa en las que se ofrecen supuestas gangas y a los que los autores le dan más credibilidad con técnicas de ingeniería social (creación de perfiles falsos para acreditar su supuesta reputación como buen vendedor, opiniones falseadas de supuestos internautas, etc.).

Además, continúa la difusión de malware y virus a través del llamado virus del porno, que bloquea el equipo del usuario para el pago de una supuesta multa... y ahora se ha adaptado para los móviles, con la apariencia de un mensaje de las fuerzas de seguridad.

El phishing llega al juego online

El phishing (técnica con la que se hacen pasar por una entidad para pedirte tus claves, ya sean bancarias; de tu tarjeta de crédito; del correo; de perfiles en redes sociales o de cualquier gran empresa) se ha extendido al juego online, entre otros focos de riesgo en ese ámbito: consiguen tus claves o hacen cargos fraudulentos en tu saldo.

Dentro del phishing, sigue el engaño que consiste en la petición de dinero haciéndose pasar por el propietario real de la cuenta alegando que está de viaje, ilocalizable y en apuros, así como otras tretas relacionadas con variantes de las cartas nigerianas.

Este año también ha proliferado en nuestro país una estafa telefónica: una llamada en inglés en la que se hacen pasar por personal de Microsoft, alegan un fallo en el sistema operativo del ordenador de la víctima y tratan de hacerse con el control de su equipo para, a continuación, cobrarle por el supuesto arreglo.

A pesar de haber desmantelado en una gran operación una red de estafadores en el que se timaba a empresarios y profesionales al presionarles para que invirtieran en supuesta publicidad para unas revistas que se hacían pasar por oficiales de la Policía Nacional y de la Guardia Civil (las únicas auténticas son las publicaciones Policía, Ciencia Policial y Guardia Civil), se sigue detectando este fraude por toda España.

Además, se está detectando el uso de páginas y apps patrocinadas en las redes sociales, para tener un mayor eco, con el gancho de supuestos sorteos o regalos, en los que se distribuye malware. El uso de bots con un link acortado y un mensaje atractivo que oculta virus o redirecciona es también frecuente en la web 2.0.

Los grupos de whatsApp, altavoces de bulos

Por último, los grupos de whatsApp están desbancando a las propias redes sociales como potentes altavoces de bulos irracionales, algunos, citando falsamente una fuente oficial; otros, nuevas versiones de bulos antiguos. Son numerosos los vinculados a la seguridad y a la salud, Este año fueron muy llamativos los relacionados con generar alarmismo infundado en relación al ébola. Desde el Grupo de Redes Sociales se recuerda la importancia de no creer ni difundir mensajes que no procedan directamente de fuentes oficiales y pedir al resto que no se le dé credibilidad alguna.