Hoy

800 inmigrantes intentan saltar la valla de Melilla

Imagen de Melilla durante la madrugada.
Imagen de Melilla durante la madrugada. / Jesús Blasco de Avellaneda
  • La constante lluvia y las bajas temperaturas han ayudado al acercamiento de los inmigrantes al vallado

El dispositivo anti-intrusión de la Guardia Civil se ha mantenido alerta durante toda la madrugada ante el avistamiento, desde poco antes de las 03.00 horas, de al menos tres grupos de inmigrantes que, por distintas zonas del perímetro fronterizo, intentaban aproximarse a la valla de Melilla con la intención de acceder a suelo europeo.

Un total de 800 inmigrantes, todos ellos de origen subsahariano y procedentes de los campamentos clandestinos que se levantan en las lomas del monte Gurugú, situados a poco más de tres kilómetros de la ciudad española, avanzaban divididos en tres grandes grupos.

El primero de ellos es detectado con las cámaras térmicas cuando se acercaba bajo la intensa lluvia hacia el tramo del vallado cercano al paso fronterizo de Barrio Chino. Este grupo era el más numeroso y estaba formado por unos 400 inmigrantes.

Minutos después, tras la salida del helicóptero del Instituto Armado especial para la vigilancia de fronteras, se avista un segundo grupo, de unas 200 personas, algo más al norte, entre el cementerio musulmán y el paso fronterizo de Farhana, muy cerca del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Ya cerca de las 04.00 horas de la madrugada, un tercer grupo, compuesto por otros 200 hombres, es descubierto cuando avanzaba hacia la zona sur del perímetro fronterizo, muy próximo a la aduana internacional de Beni Enzar.

La coordinación entre las fuerzas marroquíes y españolas y el amplio despliegue de seguridad a ambos lados del perímetro fronterizo logró finalmente que ninguno de los grupos consiguiera llegar al vallado, a pesar de la insistencia y de las continuas idas y venidas durante toda la noche.

El dispositivo de la Guardia Civil, compuesto por dos Módulos de Intervención Rápida (MIR) pertenecientes a la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS), el helicóptero de vigilancia fronteriza y una veintena de patrullas de la Unidad de Fronteras, duró desplegado hasta pasadas las 08:00 horas de la mañana.

La alerta permaneció activada toda la noche, dada las escaramuzas y movimientos constantes de los distintos grupos para lograr alcanzar la valla. El mayor despliegue tuvo lugar en torno al paso fronterizo del Barrio Chino donde a las 07:10 horas se vivieron momentos de tensión ya que, a pesar del amplio despliegue, las fuerzas auxiliares marroquíes tuvieron dificultad para contener y replegar a los inmigrantes.

El intento de aproximación a la frontera de Melilla registrado en el día de hoy es el segundo que se produce en lo que va de mes, después de que el pasado día 9 medio millar de inmigrantes protagonizaran una aproximación a la valla fronteriza de similares características y ejecución y, al igual que esta madrugada, tampoco lograron alcanzar el perímetro fronterizo.

La constante lluvia y las bajas temperaturas han ayudado al acercamiento de los inmigrantes al vallado, aunque también son el principal motivo por el que intentan salir de los campamentos del Gurugú, en donde las condiciones de vida son muy duras y más en estas fechas.

Se calcula que puede haber en estos momentos unos 1.100 subsaharianos, en su mayoría chicos jóvenes que apenas superan la mayoría de edad, esperando en el monte para entrar en Melilla.