Hoy

El Gobierno exige a Mas que no fuerce a nadie a incumplir la ley

vídeo

Soraya Sáenz de Santamaría. / Foto: Ballesteros (Efe) | Vídeo: Europa Press

  • Sáenz de Santamaría pregunta al presidente de la Generalitat "qué más necesita" para renunciar a la consulta y le advierte: "La prudencia no es mala consejera"

  • La vicepresidenta elude precisar las medidas que podría tomar el Ejecutivo ante el 9-N, pero invita a Mas y al Govern a la reflexión

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha preguntado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, "qué más necesita" para renunciar a la consulta que los fallos del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo y le ha advertido: "La prudencia no es mala consejera".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría se ha pronunciado sobre la consulta del 9 de noviembre después de que el Govern haya comunicado que mantiene el liderazgo de esa cita y que no se desentiende de su organización dejándolo en manos de entidades ciudadanas.

La vicepresidenta del Gobierno no ha precisado qué medidas podría tomar el Ejecutivo ante el 9-N, pero ha invitado a Artur Mas y a la Generalitat "a la reflexión" y a que no fuerce a ningún ciudadano a incumplir la ley. Además, le ha avisado de que Cataluña no va a estar "en mejor condición que el resto" como consecuencia de "lo que pase o deje de pasar el domingo". "Nuestras relaciones con todas las comunidades autónomas no las cambia ningún tipo de proceso, lo que sea, de este tipo", ha añadido Sáenz de Santamaría, quien ha comprometido la presencia del Gobierno en "el diálogo dentro de la ley" y en el trabajo por que los catalanes vivan mejor.

"No puede pretender que otros asuman las responsabilidades"

Ha insistido la vicepresidenta del Ejecutivo en que Mas tiene la obligación de cumplir la ley y respetar las decisiones de los tribunales, pero además no puede hacer lo que está haciendo ante la consulta del 9 de noviembre: poner a los ciudadanos en la tesitura de tener que incumplir las leyes. Así, le ha pedido que, "al menos en eso, respete a los catalanes" y, aunque tal vez él considere que está "por encima del bien y del mal" o "por encima de la ley", no haga que ningún funcionario, ningún ciudadano y tampoco ningún responsable político tenga que tomar decisiones que "le puedan generar la más mínima intranquilidad".

"Es que en estos días muchos ciudadanos están muy intranquilos", ha añadido Sáenz de Santamaría, quien ha explicado que ya no se trata sólo de que Mas cumpla o no la ley, sino de que coloque a otros ciudadanos ante una incertidumbre que no tienen "por qué soportar". Ha recordado al respecto que el propio Mas no ha querido firmar un decreto de convocatoria de la consulta alternativa, pero "lo que no puede pretender es que otros asuman las responsabilidades de ese proceso".

Invitación a la reflexión

La vicepresidenta ha insistido en que el Tribunal Constitucional, a instancias del Gobierno, y el Tribunal Supremo, a instancias de la propia Generalitat, se han pronunciado en el mismo sentido, y Mas debe respetar sus decisiones. Por ello, ha invitado de nuevo al presidente catalán a la reflexión, pues el referéndum no se va a celebrar y a cambio se ha convocado una consulta sin ninguna garantía democrática.

El Gobierno no tiene previsto para el domingo ningún dispositivo especial de seguimiento de la jornada en Cataluña, según han asegurado fuentes del Ejecutivo. Para esa jornada y la siguiente, el lunes 10 de noviembre, no hay ningún acto público en la agenda del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien sí estará mañana, víspera del proceso en Cataluña, en la clausura de unas jornadas sobre buen gobierno organizadas por el PP en Cáceres. En su intervención se espera que haga alguna alusión a la pretensión de Artur Mas de seguir adelante con su iniciativa en la misma línea que ha expresado hoy la vicepresidenta: recordando que debe respetar la ley y pidiéndole que no sitúe a ningún funcionario en una posición incómoda.