Hoy

El Rey, en la apertura del año judicial.
El Rey, en la apertura del año judicial. / Ángel Díaz (Efe)

El desafío soberanista y la corrupción marcan la apertura del año judicial con Felipe VI

  • Lesmes se "compromete" ante el Rey a "impedir el cambio unilateral de las reglas del juego que han de regir nuestra convivencia"

Felipe VI se ha estrenado hoy ante el Poder Judicial. El Rey ha presido en la sede del Tribunal Supremo una apertura solemne del año judicial marcada profundamente por el desafío soberanista catalán y, en menor medida, por la corrupción.

"Solo desde la observancia del Derechos y mediante el correcto funcionamiento de las instituciones encargadas de preservar sus mandatos, en la unidad pero con respecto a la diversidad, será posible la convivencia pacífica y la prosperidad de los españoles", ha dicho el presidente del Supremo y del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ante el Rey, en velada referencia a la convocatoria de referéndum por la independencia del próximo 9 de noviembre.

Lesmes, cuyo discurso ha tenido como telón de fondo las voces de los funcionarios de Justicia que se manifestaban en contra de los recortes en los tribunales, ha prometido una "justicia independiente que, con los instrumentos que proporciona el ordenamiento jurídico, resuelva todas las controversias que se le suscite y asegure el respeto a la Constitución de todos los poderes públicos".

El máximo responsable del Poder Judicial, siempre en clave catalana aunque sin mencionar esa comunidad en ningún momento expresamente, ha asegurado que los jueces se "comprometen" a guardar "lealtad institucional" para "impedir el cambio unilateral de las reglas del juego que han de regir nuestra convivencia". En esa línea, ha garantizado "una justicia independiente que, con los instrumentos que proporciona el ordenamiento jurídico, resuelva todas las controversias que se le susciten y asegure el respeto de a la Constitución y a la Ley por parte de los poderes públicos".

En cuanto a la corrupción, Carlos Lesmes ha pedido a la Administración que siga aportando medios públicos para "evitar los lacerantes retrasos" en la persecución de estos casos, que provocan "desaliento en la sociedad". "Esta lacra social -ha añadido- está minando las instituciones", además de "socavar la democracia".

Felipe VI ha presidido el acto de apertura del año judicial por primera vez como Monarca, pero no era la primera vez que lo hacía. En 2011, ya lo hizo como Príncipe en sustitución de su padre, don Juan Carlos, cuando éste no pudo asistir a este evento por encontrarse convaleciente de una reciente operación en su talón de Aquilés. Fue la única vez en la que el anterior jefe del Estado faltó a este acto desde que comenzó a presidirlo en 1983.

Don Felipe no ha sido el único debutante hoy en el Salón de Plenos del alto tribunal. Para Lesmes también ha sido su primera apertura del curso judicial, ya que tomó posesión en diciembre, en sustitución de Gonzalo Moliner.

La intervención de Felipe VI en este acto ha sido meramente protocolaria. El jefe del Estado nunca hace discurso. Lesmes y el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, quien presenta los datos de la memoria de la Fiscalía del año pasado, han sido los que han llevado el peso del acto con sendos discursos.

En la apertura están presentes cerca de un centenar de autoridades del mundo judicial y otros estamentos del Estado, entre ellos: el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; o los presidentes del Constitucional, Consejo de Estado o del Tribunal de Cuentas, Francisco Pérez de los Cobos, José Manuel Romay Beccaría, y Ramón Álvarez de Miranda, respectivamente.

Este miércoles se recupera, además, la tradición del besamanos, suspendida en las últimas ediciones por el estado de salud de don Juan Carlos.